Una noche de tantas

Una noche de tantas

Estando en el dormitorio, Mark y yo nos desnudamos. Estábamos cachondos y sabíamos que íbamos a follar.

Me senté en el borde de la cama y me dejé caer, él se arrodilló y fue directo a comerme el coño, cogiendo mis piernas y apoyándolas en sus hombros. Ufff me encanta porque en esa postura, mi coño se abre de tal forma que noto su lengua rozar el interior de mi vagina.

Se recreó con sus lamidos, recorriendo todos los rincones, mi excitación y el calor subía, me pellizcaba los pezones y la electricidad que siento me pone de sobre manera. Al rato me puse a cuatro patas sobre la cama y le dije que me comiera el coño por detrás, y así lo hizo, se arrodilló tras de mí y metía su lengua en mi vagina. Ummmmm no podía estar quieta y no dejaba de moverme, entonces me agarró por la cadera y metió su polla en mi vagina de una vez.

Wow la sensación que me produce cuando mi vagina está tan relajada es tremenda, noto sus embistes y me pone la piel de punta. Después de unos minutos, me tumbé y le atraje hacia a mi, acercando su polla a mi boca, tenía sus rodillas aún lado y otro de mi cabeza. Succionaba su polla y él se movía despacio y oía sus gemidos silenciosos.

Su polla se puso muy dura, notaba las venas de su miembro en mis labios, como se habían hinchado, instintivamente, me llevé la mano derecha a mi coño y empecé a mover mi clítoris en círculos, arriba y abajo, con movimientos cada vez más deprisa, mis jugos salían de mi vagina, mojando mis dedos y resbalaban por mi coño.

Oi a Mark decir que estaba a punto de correrse, a lo que le aparté y le tumbé en la cama, me senté abierta de piernas, juntando mi coño con sus testiculos y cogí su polla brillante y empecé a moverla, retirando la piel y acariciando con los dedos el glande, después empecé a moverla rápido de arriba hacia abajo y al momento vi cómo explotaba, salía el líquido de su polla como si fuera un volcán, me empape la mano y estuve un rato acariciandole el miembro con su líquido.

Se incorporó y fue al baño a lavarse, mientras me quedé tumbada tocándome el coño, estaba a punto de correrme cuando regreso y metió su cabeza entre mis piernas, introdujo su lengua en mi vagina, chupaba y succionaba mi clítoris con intensidad, mordía mis labios. Ufff yo estaba extasiada, metí mi mano entre mi coño y su lengua, con los dedos jugaba con su lengua y mi clítoris. Me puse cachonda al máximo y exploté fuertemente.

Resumen

En momentos me gusta sentirme dominada, que haga conmigo lo que su instinto le diga. Controlar su excitación, hacer que disfrute y ver como se corre. Después él agradece mi dedicación, recreándose y regalándome momentos inolvidables.

Penelope2020

http://www.womanpenelope.es

www.amazon.es/gp/dmusic/promotions/AmazonMusicUnlimited?tag=Womanpenelope-21