De película

Mi marido y yo éramos socios en dos negocios de hostelería después del divorcio seguí trabajando en uno de ellos y mi ex marido en el otro, así evitábamos problemas y discusiones

En la cafetería conocí a un chico y al poco tiempo empecé a salir con el, era futbolista federado, alto, rubio y fuerte . Una tarde de invierno estaba trabajando en el local , mi nuevo amigo estaba en ese momento tomando un refresco con sus amigos.

 Llego mi ex y cuando vio a mi Amigo, se puso nervioso y empezó a mostrar su peor parte, no pensó en la mala imagen para el negocio. Hizo que los clientes se sintieran incómodos y vi como se iban marchando poco a poco. Rápidamente para evitar más problemas, avise al camarero para decirle que me marchaba para que se calmara

 

Mi amigo propuso ir algún sitio para tranquilizarnos, pero no me apetecía ir a ninguna parte y le invité a mi casa fuera de la vista de todos. Me sentía avergonzada por la escena.

Al llegar a casa y tome un vino para relajarme, lo necesitaba, él un refresco pues no tomaba alcohol. Hablamos sentados en el sofá del salón sobre lo incómodo de la escena ocurrida en el local, el me calmo para no darle más importancia cambiando de conversación y enfocarla en nosotros.

 Yo llevaba un vestido cortito ajustado color blanco con un estampado fuxia que resaltaba mi figura. Me miraba fijamente, una sonrisa picarona que hacía me sonrojara. Me sentía desnuda frente a él . Note mi coño húmedo . De pronto se agachó frente a mi, bajándome el tanga, esto hizo que me excitara aun más, me cogió de la mano para y tiro de mi para que me levantara, pensé que me llevaría al dormitorio pero no fue así. Sin dejarme reaccionar, bajo su mano y empezó a acariciarme el coño con rapidez, note sus dedos dentro, me estremecí de placer y cerré los ojos. De pronto note su lengua, lamia mi coño con dedicación, desde la puerta a mi vagina hasta llegar al clitoris una o otra vez, mis pezones iban a romper el vestido de lo duros que los notaba. Se levantó mientras miraba mi cara de satisfacción bajándose la cremallera del pantalón para sacar su polla firme. Sin bajar el pantalón allí de pie como estábamos, me agarró de las caderas y me levantó con fuerza, apoyando mi espalda contra la pared del salón, mi coño abierto goteaba, me metió su polla dura empezando a balancearse. Empujaba fuerte hacia arriba mientras yo me sujetaba de sus hombros y le comía la lengua. El calor recorría mi coño, el cosquilleo entre mis piernas, sus manos apretándome fuerte para que no me escapara y cayera, era una sensación extraña, mis piernas temblaban y él insistía en llegar hasta lo más profundo, estaba prisionera en sus brazos. Era un hombre muy fuerte pero sus fuerzas iban fallando, ya cansado me tumbó con cuidado sobre el suelo , lo note frío pero acepte sin decir nada. Tumbada como estaba le miraba como se bajó del todo el pantalón hasta quitárselo. Se tumbó sobre mi volviendo a meterme su polla y besarme con desenfreno.

Siguió con su va y ven dentro de mí despacio para después acelerar.

Yo estaba apunto de desvanecer, mis gemidos le gustaban y excitaban casi coincidimos, en menos de quince segundos aceleró el ritmo, note como palpitaba todo mi ser y una sensación dulce me invadió, a continuación se corrió dentro de mí el calor de su semen me hizo estremecer.

Nos quedamos unos minutos tumbados en el suelo, el sobre mi hasta que empecé a notar el frío y dolerme la espalda.

 

Nos vestimos y terminamos nuestros refrescos , hablamos un poco de la experiencia que habíamos vivido y lo que habíamos sentido, después vimos una película que estaban haciendo en la televisión.

Cuando acabo la película ya era tarde y se marchó, teníamos que madrugar para ir al trabajó.

En la oficina

Una tarde de Septiembre, en la oficina no había mucho que hacer, mis jefes como todos los años se habían marchado de viaje para desconectar unos días. 

Transcribí unas actas que tenía pendientes, ordene unas domiciliaciones y, así fue pasando la  tarde,  llevaba un vestido corto de tirantes con tacones haciendo juego. 

Sentada en mi mesa (estaba cerca de la puerta de entrada del despacho, pues yo recibía a los clientes), jugueteaba con un bolígrafo, me empezaba aburrir, inconscientemente bajé la mano y empecé a rozar con el bolígrafo mi coño. El cosquilleo me gustaba y mi deseo aumentó, seguí jugando con el bolígrafo notando que mi clítoris crecía empezaba a notar mi tanga mojado. Miraba a mi alrededor por si venía alguien pero no dejaba de jugar. 

Mis pezones empujaban el vestido, me sonroje pensando que alguien pudiera estar viéndome, pero cada vez estaba más cachonda y no podía parar de jugar. Seguí rozando cada vez más fuerte mi coño, con la mano me toqué y me di cuenta que mis labios estaban hinchados y mi tanga empapado. 

Me levanté y fui al baño, allí estando de pie frente al espejo metí mi mano por debajo del tanga y empecé a mover mi mano con fuerza metiendo mis dedos todo lo que podía. 

Mi coño sensible y jugoso estaba a punto de estallar, seguí unos minutos más mientras con la otra mano tocaba mis pechos. 

Me iba a correr, movía mi cadera como si mis dedos fueran una polla, ya no aguante más y me corrí con fuerza, mis rodillas temblaban y me sujete en el lavabo.

 

Cuando recupere la consciencia me apresure a lavarme, me tire agua fresca en la cara y arregle mi vestido. 

Salí del baño sonrojada menos mal que no había nadie esperando. Fui hasta mi mesa y me senté para intentar hacer algo, pero mi cabeza no se concentraba, encendí un cigarro y empecé a relajarme. A los pocos minutos llegó un cliente para una consulta, cuando se marchó pensé lo inconsciente que había sido. Si llego a descuidarme un poco me hubiera pillado, me sonrojé pensando en la situación.

Una sorpresa placentera

Nuestra relación era perfecta a mi entender en cuestión de sexo. Yo siempre iba desnuda por casa, él se ponía como una moto. 

Follabamos a todas horas … en el sofá, en una silla, en el baño, en la cocina, el coche. En fin donde el deseo nos pillaba. 

Era un chico fuerte y muy guapo, me tenía muy enamorada. Su polla medía unos doce centímetros y gorda, encajaba perfectamente en mi coño. Era la pieza que faltaba en mi cuerpo, como si de un puzzle se tratara. 

Una noche mientras dormía desnuda note su lengua en mi coño, lo chupaba como si de un caramelo se tratara, su lengua recorría desde la vagina hasta el clitoris, me hizo estremecer 

Abrí más aún las piernas y siguió lamiéndome el coño sin parar. Un subidón en todo mi ser me decía que iba a estallar… mi corrida duró unos minutos, larga e intensa , apenas reaccioné estaba como en una nube. A continuación note su polla dentro , mi coño goteante e hinchado vibraba de placer. Abrí los ojos y me acerqué aún más si cabía rodeándole con mis brazos, me besaba con deseo, me faltaba el aire.

Mis pechos rozaban sus pectorales.

Era incansable, él se movía y yo le seguía al mismo ritmo. Sacaba su polla al límite y la volvía a meter. Tan dura y caliente… me volvía loca. 

Su insaciable deseo me hacía estremecer. Al cabo de unos veinte minutos estábamos exhaustos y al límite de nuestras fuerzas, llegó lo más sublime una corrida a la par, su semen caliente salía de mi coño, me hizo tocar el cielo.

Caímos derrotados sin apenas poder expresar lo que sentimos. 

Deseo

Me levanté de mal humor y discutí con mi pareja sin razón, estuve todo el día enfadada conmigo misma, debía corregir mi error. 

Se me ocurrió mandarle fotos desnuda, enfocando mis tetas, mi coño abierto y jugoso. Para que olvidara el mal rollo. 

Su reacción fue rápida, contestó con un mensaje en el que decía que hablaríamos tranquilamente cuando regresara a casa del trabajo. 

Ya por la tarde preparé una cena especial acompañada con un vino blanco exquisito. 

Cuando llegó lo tenía todo preparado. Luces indirectas, una vela en la mesa y eche en el salón mi perfume. Quería me oliera en cada rincón.

Se fue a duchar y poner cómodo después de darme un beso efusivo. Nos dispusimos a cenar, descorchando la botella de vino. 

Hablamos durante más de una hora de lo que había pasado por la mañana y continuamos con mi ocurrencia de mandarle aquellas fotos. Había estado todo el día pensando en mí y mi coño.

Entre risas y miradas picaronas, pasamos a sentarnos en el sofá, me dirigí  a la cocina para coger una botella de cava del frigorífico.

 

Llevaba una camisa negra transparente que dejaba ver mis tetas y el coño, tan corta que justo me llegaba a la altura de la cadera .

Cuando fui a coger las copas de cava que estaban en un estante de abajo en la alacena, al agacharme puse mi culo en pompas dejando asomará mi coño hinchado,  note como desde el sofá me estaba mirando y me estremezi. Mis pezones se erizaron y la piel se me electrizó.

Me acerqué y me senté en la mesita frente a él abierta de piernas para que me viera bien ofreciéndole la botella de cava para que la abriera y sirviera.

 

Brindamos y puse mis pies a un lado y otro de el, para que no se escapara. Empecé ha hablar de lo mucho que le deseaba, que estaba cachonda y tenía ganas de follar mientras acerque mi mano al coño frotándome el clitoris. Le quité la copa y la apoyé en la mesa.

Me acerqué aún más a él quitándome la camisa, quedándome totalmente desnuda y le puse una teta en la boca, muérdeme le dije.

Le cogí la mano y la llevé a mi coño para que notara lo mojada que estaba. Metió un dedo y gemí de placer. Deje que me tocara unos segundos y vi como su polla crecía. Me arrodillé y le quité el pantalón del pijama. Su polla erecta estaba para comérsela y de una vez me la metí toda en la boca con desenfreno arriba abajo, sin parar durante unos minutos. Le salía unas gotas de semen y me aparte. No quiero que te corras aún, tienes que follarme le dije. Me di la vuelta apoyando mis manos en la mesita y dejando que mirara mi coño húmedo por detrás . Levántate y méteme la polla le ordené . 

Uff note su polla dentro de mi, me tenia bien cogida, con la mano derecha me acariciaba el clitoris y con la izquierda me sujetaba con fuerza,  me vuelves loca, susurre. Movía mis caderas a su ritmo, no podía parar. Estábamos exhaustos, el sofoco recorría mi piel. Mis mejillas ardían y mi coño palpitaba… le grite, me corro y en ese instante explotó casi al mismo tiempo que yo notando como su semen corría dentro de mi. 

Nos fuimos a la ducha juntos y después nos terminamos la botella de cava mientras repasábamos lo sucedido. Casi nos pusimos cachondos de nuevo. 

Ya era tarde y nos fuimos a la cama

Una proposición

Llego a Casa y te encuentro en el Salón a ti y una Amiga que conocí en el gimnasio una tarde que fui a buscarte

Saludo y me voy a duchar para ponerme cómodo, no sin antes, tomar una Copa de Cava con vosotras. 

Me ducho y me pongo cómodo. Pongo el móvil a cargar y recojo mi ropa. 

Cuando salgo y llego al Salón, estáis las dos riendo y me miráis de extraña manera. Os miráis y no paráis de reír. Me uno a vosotras y entre Copa de Cava y cigarros, contamos anécdotas. Las burbujas nos suben a la cabeza y de repente, os levantáis y me lleváis a la habitación. 

Ya en el dormitorio sin apenas dejarme reaccionar, me bajáis el pantalón de pijama y tú empiezas a chuparme la polla con hambre, y noto como la punta de mi polla, roza la campanilla de tu garganta.

Wow, nunca me habías hecho nada igual. De repente, la sacas de tu boca y se la metes a tu Amiga. Ella, chupa mi polla con agresividad. 

Pienso que estoy en un sueño. Y me empiezo a poner cachonda perdido. 

Tú me lo notas, y levantas a tu amiga. Me tumbáis en la Cama y pones a tu amiga encima mía, metiendose la polla hasta adentro. Ella empieza a moverse y gemir y tú mientras sube ella, me la tocas, me la acaricias.

Empiezas a masturbarme mientras sigue follandome con fuerza. Ya no aguanto más, estoy apunto de correrme. Uff no puedo definir lo que siento. La sangre corre por mis venas con rapidez

La levantas y la ordenas que me chupe la polla. Os ponéis las dos a meteros la polla en la boca primero una después la otra, laméis Y llega el momento de correrme, exploto salvajemente en vuestras bocas. 

Jugáis con el semen y empezáis a besaros como locas. 

Tumbas a tu amiga y empiezas a comerle el coño a tu amiga. 

Te miro como estás agachada con el culo en pompas, viendo como tú coño esta abierto goteando. Uff tengo que follarte, no puedo de dejar de mirar tu coño. Me acerco, te agarro las caderas y te la meto hasta adentro.

En ese momento, empiezas a comérselo más rápido mientras jadeas como una loca. No aguantáis más y ir corréis al mismo tiempo. Al oír vuestros gemidos el extasis me invade

Después, nos duchamos y nos vamos al Salón envueltos solamente con una toalla cada uno. 

Recordando lo vivido, y después de 3 Copa más de Cava, os levantáis y volvéis a comerme la polla las dos al mismo tiempo. 

Os digo que paréis, pero que va, seguís más deprisa hasta que vuelvo a correrme en vuestras bocas. 

Estáis disfrutando de ver cómo controláis la situación y yo soy incapaz de hacer nada y dejo me folleis con la boca

Paramos y después de horas, se quedó a dormir con nosotros. Y en la Cama, volvimos a follar los 3. No hubo agujero que se salvara. 

Follamos y follamos hasta que quedamos exhaustos y dormimos. 

Que bueno, cuando repetimos ???

Fin de semana inesperado

Deseaba unas vacaciones, un fin de semana. Unos días donde poder desconectar con mi pareja, sin teléfono, sin internet, sin nada que intercediera para tener unos días de completa libertad.

Conseguimos un par de días en la oficina, lo comentamos con una pareja amiga y se apuntaron.

No era exactamente lo que ansiaba pero aceptamos su compañía, sería divertido.

Alquilamos una casa de madera, con todos los detalles y servicios.

La casa era de ensueño.

El salón era muy acogedor, los sofás blancos con telas de terciopelo imitando a la piel de algún animal, cojines por todas partes, el suelo con moqueta blanca de pelo largo una gran chimenea encendida y unas copas con un champán enfiandose en una cubitera sobre la mesa.

Sin dudarlo descorchamos la botella y brindamos por un buen fin de semana. Después nos dirigimos cada pareja  a su dormitorio.

Estaban decorados sin cortinas donde a través de la ventana se veía un hermoso paisaje de la montaña cubierta de nieve, el suelo era como el del salón, una cama de dos por dos vestida con mantas esponjosas, un espacio donde había un sofá con un gran televisor y un cuarto de baño con un tocador inmenso rodeado por espejos de todos los tamaños.

Colocamos nuestras cosas y nos dimos una ducha. Nos vestimos cómodos y bajamos al salón, nuestros amigos estaban de cháchara bebiendo champán. Nos unimos a ellos. Después de tomar dos botellas, pedimos al restaurante nos trajeran la cena.

Un poco de salmón ahumado, una tabla de quesos y otra de embutidos ibéricos.

Los chicos echaron más leña al fuego y nos dispusimos a abrir una tercera botella. Con el calor de la lumbre únicamente, las copas . Empezamos hablar de sexo, nos empezamos a calentar y se nos ocurrió jugar a perder las prendas.

Entre risas empezamos a quedarnos desnudos, poco a poco cada uno de nosotros. Nuestra amiga tenía la piel muy blanca con pezoneras pequeñas y el coño pequeño depilado con una rayita de pelo del principio del coño hasta el nacimiento del clitoris. Él estaba fuerte, con los abdominales bien marcados. Se notaba que solía acudir al gimnasio.

Me levanté para poner un poco de música suave para seguir con el juego. Note como miraban mis andares moviendo mi culo redondo de un lado a otro . Cuando me di la vuelta me sonroje notando sus miradas y sentí como mi coño se iba humedeciendo.

Me senté en la silla con las piernas abiertas, apoyando una de ellas sobre las de mi chico que estaba junto a mi.

De pronto la pareja se agachó bajo la mesa y se acercaron a comernos. Ella le comía la polla a mi chico y él metía su lengua dentro de mi coño. Nos miramos mi chico y yo empezándonos a besar, él me tocaba las tetas , yo no podía moverme de la chupada que me estaba dando el otro que erizaba cada centímetro de mi piel

Salieron de debajo de la mesa. Ella se tumbó de espaldas sobre la mesa apartando las cosas ordenándole a su chico que la metiera la polla. El obedeció, se puso de pie frente a su coño metiendosela hasta dentro sin parar de moverse. Ella con una mano se pellizcaba un pezon y con la otra se excitaba el clitoris. Gemía pidiendo que no dejara de moverse.

Yo me puse de pie apoyando los codos sobre la mesa abierta de piernas para que mi chico viera mi coño por detrás y metiera su polla. Metí la lengua en la boca de ella mientras me follaba mi chico. Pronto la chica se corrió y se acerco por detrás a tocar la polla de mi chico mientras la metía y sacaba de mi coño. El chico se volvió a agachar debajo de la mesa

y volvió a lamerme el clitoris mientras seguía follandome mi chico. Ufff estábamos muy cachondos, la polla de mi chico era un mástil, con las manos estrujaba mis pezones puntiagudos. No pudimos controlarlo

Estallamos como dos animales en celo. Gimiendo de placer.

Exhaustos fuimos a la ducha para después acostarnos y dormir plácidamente

penelope.estudios@hotmail.com

Reunión TupperSex

Una amiga me propone organizar una reunión de tapersex a lo que acepto pues podemos pasarlo bien por la tarde ya que por la noche tenemos cena con nuestras parejas

A la reunión acuden ocho mujeres mas un chico amigo de una de ellas. Empiezo la reunión encendiendo una vela de aceite que después servirá para masaje, bajo La Luz del salón.  El aroma a vainilla y canela va preparando el ambiente. Les muestro diferentes aceites y cremas estimulantes tanto para hombres como para mujeres, los ánimo a que la prueben y algunas chicas pasan al baño y se la ponen en el clitoris y en los labios. Insistimos con que el chico haga lo mismo, accede y se unta la crema estimulante en la polla y huevos.

A los dos, tres minutos cuando salen observó las caras y sus formas de sentarse, seguimos con la reunión pasando a sacar los vibradores, penes de todos los colores y tamaños, también una vagina vibradora que es muy real, suave y con sonido incluso de excitacion. Con la ayuda de mi amiga vamos pasando los vibradores a las chicas para que palpen lo naturales que son, empezando a preguntar qué sensaciones tienen de la crema estimulante que se han puesto. Unas risitas se oyen y las mejillas sonrosadas me dicen que están cachondas, el chico está encendido, intenta cruzar las piernas para que no le veamos la ereccion que tiene.

Les paso los vibradores por sus coños, una de las chicas lleva falda y la digo se abra de piernas, obedece . Lleva un tanga negro transparente el que es tan diminuto que le salen los labios del coño por los lados, cuando le acerco el vibrador al máximo de velocidad, se le escapa un gemido.

Los ojos de deseo del resto se hace notar en el ambiente, les doy vibradores a todos para que hagan lo mismo unos a otros. El ambiente se empieza a caldear, el chico juega con el clitoris de la chica que lleva falda con el vibrador y por un lateral del tanga le introduce la punta de la polla vibradora dentro del coño. Unas se miran a otras y quieren sentir lo mismo. Las animo a que se quiten la ropa y se pongan la lencería erotica que llevo.

Sin pensarlo se empiezan a desnudar y vestirse con mis prendas mientras se miran y tocan unos a otros.  Braguitas con aberturas justo en el coño, con las que puedes follar sin necesidad de quitártelas, les voy diciendo bodys de encaje abiertos. El chico se siente en un aren, su compañera le ayuda a quitarse el pantalón y nos quedamos deseosas de ver aquella polla, una polla grande y erecta. Una de las chicas se lanza a tocarla, pues no puede evitarlo. Las demás se animan con lo mismo. Una de ellas se la mete en la boca. El chico está en extasis y le introduzco la polla en la vagina vibradora. Mientras tanto hay chicas que se están tocando las tetas otras se meten la polla vibradora mientras las morrean otras.

El chico está a punto de correrse, entonces saco la polla de la vagina y él se lanza a tocarle las tetas a la de la falda, otra le está chupando el coño y otra se lanza a chuparle la polla. El chico no aguanta más y se corre en la boca de esta. Las demás se están corriendo con los vibradores, bocas y dedos de las demás.

Sin quererlo se ha formado una orgia, ha sido espectacular dice la anfitriona proponiendo otra reunión pronto para acabar de ver los productos.

Les doy toallitas limpiadoras a todos y poco a poco se van vistiendo. Tomamos unas copas de cava y cada uno va contando su experiencia.

Ha sido un éxito total.

penelope.estudios@hotmail.com

Una amiga cuenta su historia

Asunto: Mi historia

Para empezar, soy Africana de un País muy rico y donde mandamos las mujeres. 

Mi marido un Militar de alto cargo, no sabe nada pero siempre he querido decirlo pero no me he atrevido. 

Soy traductora de Portugués a Español y durante años, estuve viajando a Portugal como funcionaria de el gobierno anterior. Como mujer fui muy feliz ya que todos los hombres me respetaban y estaban debajo mío. Y eso es algo maravilloso para el ego de una Mujer. 

En uno de mis viajes a Portugal, como traductora, recuerdo que hubo unas jornadas durísimas de negociación con una Compañía Alemana donde se quería conseguir un Contrato millonario para una Industria del metal. 

Mi Jefe (un Ministro), trataba de ponerse una medalla por su gestión y ni una parte ponía de su parte y por la otra, nada. 

Después de una Cena de trabajo, terminamos cansados y agotados. Y el Capitán de la Compañía Alemana dispuso de tomar algo para quitarnos de la cabeza todo el agotamiento que teníamos. 

Fuimos al Bar del Hotel donde estábamos y entre whisky y whisky, mi cabeza daba vueltas y un ejecutivo de la Compañía me hablaba y hablaba de mi cuerpo. 

Debo decir, que a pesar de mi edad, tengo unos pechos grandes y unos pitones duros y firmes, y eso hacía que debajo de mi blusa, marcara esos dos botones. Una falda tres dedos por encima de la rodilla y unas medias. 

Normalmente las negras debajo de las medias, no llevamos nada. 

Al cruzar mis piernas veía los ojos de mi compañero de reunión mirar y mirar. Y eso hacía que sintiera algo especial en mi intimidad. Y notaba mojada. Y me gustaba. Era especial, un hombre blanco que se fije en una negra es importante como mujer. 

Entre risas y comentarios se hizo tarde y me di cuenta que solo estábamos los dos. Subimos a la planta donde tenía la habitación y me encontré a esta persona besándome el cuello y no se que me paso, que perdí los todo y le dejé entrar. Hoy después de muchos años y Casada, me arrepiento cada mañana de lo que hice. Fue algo que no entraba en mi forma de ser y mi Amor a mi Marido. Pero aún sigo recordando y no se que paso. Pero me dije y me digo estupida negra, por que hiciste eso. 

Entramos en la habitación y me desnudó completamente y sin darme respiro me vi agachada y metiéndome un miembro por detrás. Según las palabras de los blancos, me follo por todos los lados llegando a follarme por el culo. 

Después de eyacular encima mío, me dejo tumbada en la cama y se fue a lavar. 

Regreso y me obligo a chupar su miembro sin dejarme respirar. Apenas se le ponía a tono, pero seguía. Viendo que no se le ponía del todo, me aparto y me follo por delante con brusquedad. Al ver que le insultaba y le amenazaba, la saco y bajo a mi intimidad chupando cómo no recordaba hasta que llegue al extasis y eyacule. 

Me quede rendida y tumbada boca arriba. El llego y me volvió a meter en la boca sujetándome la cabeza sin poder moverme hasta que eyaculo y me hizo tragarme todo su líquido. 

Me levante y le tire el teléfono a la cabeza y empecé a gritar. Salió corriendo y no se firmó nada con su Compañía. Fue expulsado. 

Ya sola en la cama, recordaba lo malo, pero también lo bueno y placentero que fue. Y ahora cada noche, sueño con que me traten como una criada y me follen como me lo hicieron. Me moja él recordármelo. Mi marido creo que no olvido, ya que lo conté nada más llegar a mi País. 

Pero entre nosotras, me gustaría volver a vivir esa experiencia. 

Puedes publicar todo. No tengo reparo en ello 

Saludos sinceros Penelope

Provocando

Una tarde voy a buscarte al trabajo, has terminado y quiero invitarte a tomar una copa de cava. Subes al taxi y me das un beso. Llevo mi abrigo blanco y los zapatos color crema. Le das indicaciones al taxista para que nos deje en una dirección. Has quedado con unos colegas para tomar algo y ultimar unos detalles de un proyecto.

Cuando llegamos a la dirección del local, te bajas para abrirme la puerta y mientras pagas al taxista te das cuenta que no llevo nada debajo del abrigo.

Nos despedimos del Sr. amablemente y entramos en el local. No me sueltas de la mano y empiezas a interrogarme.

Si cariño voy desnuda, solo llevo el abrigo y perfume. Me pongo cachonda de ver tu mirada.

Entramos en el local y en la barra están tus colegas y nos acercamos, me presentas y pides dos copas de cava.  Uno de tus colegas se ofrece para ayudarme a quitarme el abrigo, pongo la excusa de que estoy un poco destemplada.

Mientras habláis me siento en un taburete cruzando las piernas frente a ti. No puedes parar de mirarme, has visto mi coño y lo peor que tu colega que está junto a ti también lo ha visto.

Entre charla y charla piden otra ronda. Tengo que ir al baño, te ofreces para acompañarme pues no puedes dejarme sola. De camino preguntas si llevo algo, te repito que solo perfume.

Llegamos al baño y hay un tocador muy lujoso, no hay nadie dentro. Te invito a entrar y cerramos la puerta, tenemos poco tiempo antes de que venga alguien.

Me siento en la repisa del lavabo abierta de piernas, te cojo la camisa y te acerco a mi besándote a la vez que te desabrocho el cinturón y bajo la cremallera para sacar tu polla, estas muy excitado. Te la toco con rapidez hacia arriba y abajo mientras sigo abierta de piernas me metes el dedo en el coño. Me desabrocho el abrigo para que me veas desnuda y me metas la polla. Uff la metes hasta el fondo con fuerza, me apoyo con las manos a los lados de mi cadera para acercarme más y la metas más adentro. Que calorcito, mi coño gotea ,Mis pezones van a despegar, estoy muy mojada. Sigues con el mete saca hasta dejarme exhausta y noto un temblor y tu semen caer entre mi coño.

Están tocando la puerta, medio aturdidos nos vestimos rápidamente y sales mientras me quedo limpiando el coño y retocando el maquillaje.

Cuando salgo me estás esperando para acompañarme junto a tus colegas, que nos miran con ojos saltones.

penelope.estudios@hotmail.com

Una noche imaginaria

Estamos en casa de charla cómodos tomando cava. Llevas tu pantalón del pijama y camiseta, yo una camiseta fina corta sin ropa interior. Llaman al telefonillo son unos amigos tuyos que pasaban por casa y suben a darnos la bienvenida. 

El un chico alto bien parecido y ella una chica morena de mediana estatura, vestida con un vestido corto negro y zapatos de tacón. Traen dos botellas de cava. Las llevas al frigorífico y sacas dos copas y terminamos la botella que teníamos empezada, entre charla me voy a la cocina y saco una de las botellas que han traído tus amigos. 
La conversación se centra en las relaciones de pareja, el sexo, entre risas las copas van haciendo efecto y se va caldeando el ambiente. 
En un momento dado preguntamos que les parece si vemos una película porno, asienten al momento.
 Mientras buscas una peli en el televisor voy a por otra botella de cava a la cocina. Ella me sigue dándome charla, me dice que tengo las tetas pequeñas pero bonitas con un pezon grande. De pronto se desabrocha el escote sacándose una teta indicándome que se la toque ya que es operada. Me acerco y se la toco, la verdad es que es la primera vez que toco una teta de silicona, pero me gusta es redondita y grande… una 100 de talla. 
Entre risas salimos al salón con el cava. Pones en marcha la película y pronto nos ponemos cachondos comentando las escenas. 
Con disimulo me acerco a ti rozando tu polla, tu me pasas la mano por detrás por debajo de la camiseta y me empiezas acariciar el culete. En el otro sofá está la pareja que él ya le está metiendo mano a la teta y con la otra se la mete entre las piernas de ella. 
Ella le baja la cremallera del pantalón y saca su polla, tamaño medio pero con un diámetro aceptable y le empieza hacer una paja. 
Yo me inclino para bajarte el pantalón y comerte la polla, me pongo de rodillas ante ti y me la meto hasta dentro sin parar de moverme. Al rato me pongo de espaldas a ti, me siento sobre tu polla y me empiezo a mover subiendo y bajando, metiendo y sacando tu polla de mi coño. 
Ella se ha quitado el vestido y está desnuda, tiene un corte brasileño en el coño, él está de pie follandole la boca mientras ella está de rodillas. Cuando nos ve, se acerca y mientras te follo se acerca a chuparme el clitoris . Wau que placer tu polla y su lengua, no digo nada porque no quiero que pare. Ella está apoyándose en el sofá comiéndome el coño y él se le acerca por detrás y le mete la polla . No paro de moverme y su lengua cada vez más deprisa ….. ufff me voy, me corro de una forma brutal. 

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.wordpress.com