Fue una sensación desconocida para mí

Fue una sensación desconocida para mí

Después de un largo día por fin, llegamos a casa. Fuimos directos a la ducha, mientras Mark terminaba de asearse, fui a la cocina para preparar algo para picar

Estando en el salón empezamos a jugar, sentados en el sofá le tocaba la polla por encima del pantalón del pijama y le besaba, al notar que se ponía cachondo, metí la mano dentro del pantalón y la empecé a mover, la movía con suavidad de arriba abajo, al mismo tiempo que tocaba sus testiculos, él se recostó en el sofá y sentí como su polla había crecido en mi mano.

Esto me puso cachonda y me levanté y le quité el pantalón, me arrodillé y me la metí en la boca, notaba el sabor algo salado de las gotitas que brotaban de su polla. La cogí con la mano y la iba moviendo sin dejar de chuparle, estuve un buen rato y sentí la necesidad de metérmela en la vagina, notaba mis jugos como resbalaban entre mis muslos y me levanté y me senté de espaldas a él. Esta postura le encanta y a mí me vuelve loca notar cómo entra hasta el fondo de mi vagina.

Me estuve moviendo apoyando mis manos en sus rodillas, él me tocaba el culo y la excitación aumentaba por momentos, pero quería algo más, algo diferente y me levanté y le cogí de la mano para que se levantara. Estando de pie, me arrodillé de nuevo y cogí su polla y empecé hacerle una paja, con la lengua jugaba con la punta y me la metía en la boca.

Él dijo que estaba muy cachondo y si continuaba así se correria, notaba su excitación en la boca y le cogí la mano y la llevé a su polla para que siguiera masturbandose él. Esto le puso aún más cachondo, metía la polla en su boca mientras él seguía con su mano moviendo su miembro por momentos más deprisa, hasta que llegó un momento que dijo que se iba a correr.

Con gestos sin sacar la polla de mi boca, le dije que se corriera en mi boca, esto le hizo enloquecer, su mano subía y bajaba a toda velocidad, dándome golpecitos con su mano en los labios y de pronto, inundó mi boca con su semen, salía el líquido por los lados de mi boca. Él decía….

— joder, que pasada…

Entonces escupí el líquido en su polla y con la mano derecha le hice un masaje con su líquido.

Al rato fuimos al baño y mientras él se lavaba, yo me lavé bien la boca y regresamos al salón. Me tumbé en el sofá, abriendo las piernas y el chupo y chupo, con delicadeza y intensidad mi vagina, la excitación inundaba todo mi cuerpo, el calor subía por momentos, empecé a moverme y jadear cada vez más deprisa y su lengua subió el ritmo y estallé fuertemente.


Resumen

Para mí fue una experiencia muy excitante y novedosa. Era la primera vez que aceptaba que se corriera un hombre en mi boca. La sensación fue buena, tenía un sabor con un punto a salado. Cuando tenía el semen en mi boca, pensé en lo espeso que era el líquido. No es algo que me guste especialmente, pero me excita el sentir como mi pareja disfruta con ese momento.



Penelope 2020


www.womanpenelope.es

https://www.amazon.es/gp/bestsellers/sports/?_encoding=UTF8&linkCode=ib1&tag=womanpenelope-21&linkId=aaaa05aec05da093c042bf74667195d6&ref_=ihub_curatedcontent_aca484db-2637-4f98-8e2e-b9325ef8a4b9

Juegos de médicos

Juegos de médicos

Mi hermana no era una blanca palomita y yo lo sabía. Pero siempre nos amamos como hermanos y no sé si eso era la leña que alimentaba nuestro fuego, pese a sabernos familia nuestros encuentros sexuales han sido deliciosos.

Mi hermana y yo crecimos muy unidos desde pequeños al ser los únicos hijos de nuestra familia. Éramos polos muy opuestos pero complementarios.

Mi hermana fue muy precoz. Desde pequeña hizo notar que había nacido con el don de provocar a cualquiera. Su personalidad siempre fue muy extrovertida y curiosa. Ella conocía mi cuerpo completamente por aquellos toqueteos a los que me indujo desde temprana edad y yo al igual ya conocía su cuerpo.

Yo por lo contrario era y sigo siendo un tanto introvertido y tímido. Tanto que no fue hasta los 22 años cuando disfrute de una vagina que no fuera de la de mi hermana. Soy un desastre con las chicas.
Azucena es mayor por 3 años de diferencia, y recuerdo aquellos juegos donde ella fingiendo ser una doctora aprovechaba para quitarme mi ropa y tocarme, después de eso yo era el doctor y era ahora ella quien educaba mis manos para recorrer su delgado cuerpo fingiendo ser la paciente.

A veces me tocaba ser el papá y ella la mamá o a veces yo era un policía y ella una ladrona, todo juego que se le ocurriera tenía que tener como condición el tocarnos y rosarnos los cuerpos.

Mi hermana siempre ha sido dueña de una delgada y fina figura; es un poco alta, aunque sin llegar a ser exagerada su estatura si ha sobresalido de sus amigas; conserva de un color de piel blanco sin llegar a ser pálido, pero siempre me ha llamado la atención ya que se combina exquisitamente con un juego de lunares que se dispersan por su pecho y vientre; en ocasiones su cabello castaño le hace ver más pálida de lo que en realidad es.
Azu (como llamamos a mi hermana), no se limitaba para experimentar cualquier tipo de experiencia. Recuerdo que mi hermana estaba apenas por graduarse de la primaria cuando empezó a invitar a casa a una compañera de clases.

Un día yo estaba en mi habitación jugando con mis juguetes y Azu en la propia “estudiando” con su amiga. Yo salí de mi habitación y al pasar por la de Azu empuje un poco la puerta para echar un vistazo y lo que vi ahí nunca lo voy a olvidar.

Mi hermana estaba sobando la vagina de su amiga con una de sus manos mientras que con la otra subía y detenía la falda escolar. Su amiga solo mantenía una mirada perdida hacia la pared de la habitación y en otras ocasiones las vi besarse.

Era extraño para mí porque era la primera vez que veía a mi hermana “jugar” con alguien que no fuera yo, por la confianza que tenía con Azu se lo conté y ella me explicó sin pena lo que sentía cuando lo hacía e incluso me dijo que a veces lo hacían a escondidas en la escuela con otros chicos.
Azu y su amiga tuvieron muchas tardes de diversión aquel año aprovechando las ausencias de mis padres por trabajo.

Todo siguió su curso, nuestros juegos eran cada vez más calientes y yo lo disfrutaba muchísimo. Seguimos creciendo y Azu fue conociendo chicos y chicas con los que no perdió oportunidad de disfrutar, ella me lo contaba todo y con cada nueva habilidad que ella descubría me la enseñaba para convertirme en su herramienta de satisfacción cuando ella quisiera. Muy joven…. Realmente muy joven aprendí a lamer y comer una vagina.

Mis padres no estaban mucho en casa, solo nos dejaban al cuidado de una vecina que realmente lo único que hacía era llevarnos comida, limpiar e irse a su casa que estaba a 3 de la nuestra, solo dejaba su número telefónico por si algo se ofrecía.

Nuestra usanza la conocíamos completamente. Después de llegar de la escuela era esperar a que la vecina se fuera para empezar nuestros juegos. A veces era realmente jugando al doctor o la familia o simplemente eran toqueteos directos, según lo que la voluntad de Azu dictara.

Azu cumplió 18 años y para entonces ya tenía detrás de ella a un compañero de escuela de un grado mucho mayor que iba a buscarla de vez en cuando. Desde la ventana de mi habitación que da a un pasillo que conecta al jardín frontal con el patio trasero vi más de una vez a Azu contra la pared mientras ese tipo le tocaba por doquier con sus manos.
No… nunca me dieron celos si te lo preguntas… eso solo me recargaba de energía y deseo… verla cuando otros la tocaban me preparaba para poder recibirla después, ella siempre quería más. Y si… Azu siempre supo que la veía… y me ofrecía ese espectáculo para masturbarme y ponerme listo.

Hasta ese momento yo y Azu no habíamos tenido sexo pero en cada encuentro poco faltó. Un día de tantos, Azu al fin dio el siguiente paso con aquel tipo. Ese día los veía como de costumbre fajarse en el pasillo mencionado, y solo en lo que me sacaba la polla de mi pantalón para masturbarme desaparecieron de mi vista.

Mientras los buscaba el ruido de la puerta principal abriéndose y cerrándose me alarmo. Después se escuchó como reían y corrían subiendo las escaleras y de pronto como entraban a la habitación de mi hermana.

Parado frente a la puerta de la habitación de Azu, decidiendo si asomarme o no… escuchaba aquel ruido característico de los besos y los suspiros consecuencias de cada caricia… Tenía que verlo… abrí la puerta un poco y… la escena era fenomenal… Mi hermana hacía sentada en la orilla de su cama semi recostada sosteniendo el peso de su torso con sus codos en la cama y con los pies elevados… su short y braga habían desaparecido… mientras su compañero de “juegos” estaba de rodillas en el piso comiéndole el coño… mi hermana le miraba con antojo y disfrute.

En cada lamida y succión mi hermana echaba su cabeza hacía atrás tratando de contener tanto placer. Mordía su labio inferior y lengua tratando de ahogar cada grito, abría su boca para poder recuperar el aliento y dejaba escapar un reprimido gemido.

Mi hermana regreso la mirada hacia su compañero y este le respondió con sus ojos puestos en los de ella sin despegar la boca de su sexo humedecido. Mi hermana echo su cuerpo un poco para atrás aún sin dejarlo caer sobre su cama y su amante en turno desesperado trataba de llegar más profundo en aquella viscosa cavidad.

De pronto mi hermana empezó como a convulsionar mientras que con uno de sus puños apretaba la sabana y movía su pelvis de arriba abajo tratando de aumentar el roce de boca y vagina. Sus gemidos al ya no poder ser más contenidos eran sonoros en aquella habitación.
Mi hermana no pudo más y se desplomó aventando la cabeza de aquel joven separándolo de su sexo y se empezó a retorcer en su cama apretando sus piernas. Aquel muchacho le dio tiempo a mi hermana de recuperarse mientras bajaba sus pantalones y dejaba a la vista un miembro de considerable tamaño. Mi hermana seguía recostada en posición fetal aún recuperándose de aquella faena.

El tipo tomó las almohadas de mi hermana que puso en el suelo para hincarse de nuevo ahora sobre ellas, tomó de las piernas a mi hermana y las separo mientras la acomodaba de nuevo en la orilla de la cama, y ahora con la altura que había ganado por aquellas almohadas dejo su polla a la altura de la vagina expuesta de Azu. Mi hermana con una expresión en su cara de conmoción y agobio, pero sin objeción dejo manipular su cuerpo. El deseoso compañero de Azu se colocó entre sus piernas y sin mediar palabra introdujo aquel falo dentro de ese coño desbordado lo que provocó un ahogado gruñir de mi hermanita.

Azu dejó caerse de espaldas en su cama mientras apretaba sus ojos y con sus manos las cobijas de su cama ademanes inequívocos de placer puro. El tipo sin piedad empezó a penetrar la vagina de Azu mientras con su boca devoraba ahora el cuello de mi hermana haciéndole ya sin temor liberar aquellos quejidos de fruición, lo único más sonoro que los gemidos de mi hermana era el choque de pelvis que provocaban las impetuosas embestidas de aquel joven.

Las únicas veces que dejé de escuchar esos deliciosos gemidos fueron cuando mi hermana se quedaba sin aliento y desesperada abría su boca para buscar aire y clemencia. Azu intento controlar con sus manos las acometidas de su pareja, pero el joven de inmediato tomo de las muñecas a Azu y las colocó aprisionadas en la cama. Más de una vez esos gemidos se convirtieron en gritos por el castigo que su compañero le daba.

-aaah… espera- Trataba de decir mi hermana
–Carlo… aaah…- Repetía Azu…
Pero aquel joven no escuchaba, y no lo culpo. En ese momento el joven era instinto puro. Así continuaron un par de minutos más hasta que el joven no se contuvo más y se desplomo sobre el cuerpo sudoroso de mi hermana mientras ahogaba unos gruñidos en el cuello de Azu
… sabía que era hora de irme… necesitaba recuperar el aliento también y cambiar mi humedecida ropa interior



Penelope 2020



www.womanpenelope.es

https://www.amazon.es/gp/bestsellers/sports/?_encoding=UTF8&linkCode=ib1&tag=womanpenelope-21&linkId=aaaa05aec05da093c042bf74667195d6&ref_=ihub_curatedcontent_aca484db-2637-4f98-8e2e-b9325ef8a4b9

Me obsesione con Philip y Monic

Me obsesione con Philip y Monic

Estando en la Universidad, compartía piso con Philip y Monic. Uno de esos días tontos de invierno, llovía y hacía frío, así que estábamos los tres en el apartamento. Hicimos palomitas y vimos una película, aparecían escenas de sexo y empezamos a hablar de las experiencias de cada uno y así nos pusimos cachondos y acabamos follando los tres sobre la alfombra, fue una experiencia tremenda, que me encanto.

A partir de ese momento necesitaba y buscaba tener sexo con ellos, nunca antes me había fijado en el coño de otra mujer, pero ahora me atraía de sobremanera y cuando estábamos viendo la televisión y Monic abría las piernas, yo solo miraba para ver como era su vagina, siempre andaba sin bragas y se masturbaba en el sofá…

Yo me quedaba como tonta viendo como goteaba su líquido de la vagina, como se le hinchaban los labios y le creía el coño, cuando Philip le metía la polla en la vagina, veía como se abría la vagina, como salía el líquido y mojaba los testiculos de Philip y como se masturbaba, como lo hacía, me fascinaba y en mi cabeza solo tenía esa imagen.

Si una semana no había sexo a tres, lo buscaba y recuerdo que una semana que no había pasado nada, estábamos sentados en sofá grande Philip y yo y Monic estaba en el pequeño, hacia calor y estábamos los tres desnudos, y sin saber porque cogí la polla de Philip y empecé a tocarla, ellos me miraban y no decían nada, y cuando empezaba a crecer baje la cabeza y empecé a chuparla, entonces Monic se acerco y quería chuparla también, y yo la aparte, entonces ella levanto mi culo y se puso de rodillas y empezó a chuparme el coño, como seria lo cachonda que me puse, que exploté al momento tremendamente fuerte y me olvide de la polla de Philip, tuvo que seguir Monic chupando hasta que Philip terminó.

Después Monic se tumbó en el sofá y hizo que Philip y yo la chuparamos todo el coño y así lo hicimos, yo chupaba y Philip metía sus dedos y los sacaba de la vagina de Monic, ella gemía como una loca, estrujándose los pechos al mismo tiempo, yo disfrutaba sintiendo su placer en mi boca.

Con el tiempo me enteré que ellos hacía tiempo que practicaban sexo y me metieron en ese mundo y me volví loca, me gustaba y disfrutaba mucho, todo era felicidad, me obsesioné con el sexo y buscaba pillarlos masturbándose a cada uno, me ponía caliente como una perra mientras miraba y acababa haciéndome una paja, y cuando estábamos juntos quería jugar y si me decían que no, yo empezaba con Monic o con Philip o con los dos, les provocaba hasta ponerlos cachondos.

Estaba obsesionada y necesitaba eso. Ahora lo pienso, y no lo entiendo pero en ese momento era como una droga. Hicieron bien su trabajo y consiguieron engancharme a ellos.


Penelope 2020



www.womanpenelope.es

https://www.amazon.es/gp/bestsellers/sports/?_encoding=UTF8&linkCode=ib1&tag=womanpenelope-21&linkId=aaaa05aec05da093c042bf74667195d6&ref_=ihub_curatedcontent_aca484db-2637-4f98-8e2e-b9325ef8a4b9

En un viaje que hice sola…

En un viaje que hice sola…

Soy una mujer mexicana, de 25 años.. no soy delgada, pero tengo pechos medianos y firmes, culo y piernas grandes, redondas y bien torneadas… hace poco hice un viaje sola al extranjero en donde por lo visto las mexicanas tenemos fama de cachondas.. salí a caminar y me encontré con un bar que tenía happy hour.. pasado el tiempo, ya un poco entrada en copas se me acerco un tipo alto, de unos 29 años, era inglés…

comenzamos a hablar y la conversación comenzó a ponerse un poco subida de tono, yo llevaba 1 mes sin tener sexo, entonces pronto me puse un poco caliente.. comenzamos a besarnos en el bar, sentía como su lengua entraba por mi boca y abrazaba la mía.. estuvimos así unos pocos minutos hasta que el sugirió que fuéramos a su hotel.

Al salir como ya era de noche, noté que hacía frío.. caminando hacía el hotel me dijo el muy cínico que hubiese querido prestarme su abrigo, pero que no podía dejar de ver mis pezones, que estaban empitonados por el frio!! sentí un poco de vergüenza pero hizo que me encendiera un poco mas..

llegamos al lugar y comenzamos a beber una cerveza que tenía en el frigobar, al momento me quito el vestido por la parte de arriba y comenzó a lamer mis pezones.. yo comencé a tocarle la polla por encima del bóxer, tenía muy buen cuerpo, era alto y delgado, una boca deliciosa…

comenzamos a besarnos y me levanto, llevándome hacía la parte de la cabecera de la cama.. terminó por quitarme toda la ropa y empezó a penetrarme con dos dedos, besándome el abdomen al mismo tiempo, me iba introduciendo un dedo mas cada vez hasta que terminó con la mano entera dentro de mi vagina, sacando la mano comenzó a pasar su lengua por el clítoris… ufff, yo me sentía demasiado mojada, y lo único que podía pensar era en que quería que me la metiera toda.. me decía que si era paciente me iba a hacer disfrutar…

pasaron unos 5 minutos y comencé a correrme a chorros en su boca, mientras trataba de masturbarlo con mis pies.. me preguntó que si alguna vez había hecho un trío a lo que le respondí que no.. realmente siempre fui un poco cerrada en el tema del sexo y el simple hecho de estar follando con un desconocido era totalmente nuevo para mi…,

me pregunto que si me gustaría, le dije que si.. pero que con 2 hombres me sentiría cómoda.. me hizo esperar 2 minutos en lo que tomo su teléfono para enviar un mensaje…

me dijo que si quería meterme en la bañera el me llevaba en un momento.. mientras me daba un baño, me sentía muy sensual.. como toda una perra, realmente lo necesitaba, al rato entró a la bañera con una enorme erección y me introdujo un dedo por el ano, comenzó a besarme el cuello por detrás y me apoyo sobre la pared, empujando mi cara hacia adelante me abrió las piernas y se arrodillo, comenzó a besarme el culo con desesperación, metiendo sus dedos una y otra vez por mi vagina y acariciando mi clítoris a la vez.. verdaderamente sabía lo que hacía…

salimos de la bañera y al salir, había un tipo GUAPISIMO, era marroquí, tenía una polla de buen tamaño pero no mas grande que la del otro chico.. se estaba masturbando mientras nos veía besándonos desnudos, no pude contenerme y me puse de rodillas para comenzársela a chupar, el chico inglés me puso de pie y me pidió que me subiera a la cama…

Allí comencé a chuparsela de nuevo al marroquí en la postura del perrito y el inglés siguió chupándome el culo, sentía que iba a correrme a chorros de nuevo…
comenzó a follarme en esa postura del perrito, super suave, mientras yo seguía chupando la polla del otro, sentía como mis pechos retumbaban cada vez mas rápido, estaba bombeándome demasiado intenso, mientras me ahogaba con los huevos del marroquí.. el chico inglés paró y me acostaron en la cama, abriéndome las piernas y los brazos.. el inglés se sentó literalmente en mi cara poniéndome su polla para que se la chupara ( con su peso quede prácticamente inmóvil) y el marroquí comenzó a dar círculos con su lengua en mi clítoris, después comenzó a penetrarme suuuuper riquísimo, no podía hacer nada, uno me estaba follando por la boca y el otro por la vagina…

solo sentía como sus dos pollas deliciosas entraban en mi cuerpo y se hacían uno con mis fluidos.. así continuamos unos 40 minutos cambiando de posiciones, me la metieron por la boca, por la vagina y por el ano entre los dos.. disfruté al máximo!!! no se como hicieron para aguantar o sincronizarse pero los dos terminaron al mismo tiempo…

me pidieron que me pusiera acostada boca arriba y me echaron toda su leche en la cara.. eso me excito muchísimo y me quedé con un poco de ganas pero todos necesitábamos descansar.. entre a darme una ducha rápida y nos despedimos, fue algo tremendo pero tan casual al mismo tiempo, una experiencia única; era muy tarde de madrugada y yo necesitaba llegar a mi hotel…

tome el transporte público y estaba prácticamente solo.. como me había quedado con un poco de ganas y no había gente.. aproveche y metí mi mano por debajo del vestido… comencé a masturbarme en el tren, todavía sentía como el semen de aquellos dos hombres rodaba por mi cara, y como me la metían una y otra vez… supongo que me empecé a excitar tanto que termine cerrando los ojos…

al abrirlos me sorprendí por un hombre que estaba sentado frente a mí, era alto, pelirrojo y tenía aproximadamente unos 45 años.. parecía como irlandés, el me estaba mirando fijamente con una tremenda ereccion.. yo no pare de masturbarme, saqué mi mano de la vagina para decirle con una seña que viniera.. estaba llena de fluidos, de inmediato se sentó al lado mío y se giró a ver si no había nadie más, al ver que no, le dije que podía masturbarme si quería.

comenzó a tocar mis piernas y acariciarlas hasta llegar al coño y encontrarse con mi clítoris, yo toqué su polla y me di cuenta de que era bastante grande y estaba dura como una piedra…

estaba a punto de llegar a la parada que me dejaba cerca del hotel y le sugerí si quería acompañarme… a lo que me dijo que si, vi como se quitaba discretamente su anillo, (el que fuera casado me gustaba aún más , por que sabía que era muy improbable que tuviera enfermedades y también que los casados por lo general llevan tiempo sin tener sexo) entonces sabía que ese me iba a follar bien y con las ganas que yo traía !! uff!

le dije que esperara afuera del hotel y que entrara en 3 min, que lo esperaba en el ascensor, me dijo que si me encontraba ahí iba a follarme dentro!! por un lado tenía nervios de que alguien nos viera pero por otro tenía mil ganas de que me la metiera toda.. nos encontramos en el ascensor pero había personal del hotel dentro.. tuvimos que esperar a llegar al cuarto…

Al llegar a la habitación, rápidamente me quito el vestido mordiéndome la boca al mismo tiempo y yo le quite la ropa a él , al quitarle la ropa interior POR DIOS!! Tenía la polla mas hermosa y grande que había visto antes, media unos 26 cm! su punta era gruesa y de un color rosa brillante, me acostó sobre la orilla de la cama y me quito las braguitas que estaban llenas de fluidos, comenzó a masaje arme el clítoris con la punta de la polla hasta que ya no aguanté más y le empecé a gritar que me la metiera, me tapo la boca con su enorme mano y comenzó a penetrarme hasta el fondo, una y otra vez, lo único que podía pensar era en las ganas que tenía de comerme esa deliciosa polla, era tan rica que no sabía si prefería chuparsela o tenerla en el interior de mi vagina….

comencé a comérsela un buen rato, era delicioso sentir sus bolas rebotando en mi cara, y restregarme la deliciosa polla de ese hombre en toda la cara, riquisimoooo!!..

estuvimos follando como 35 minutos hasta que los dos terminamos corriéndonos al mismo tiempo.. llenos de sudor y los fluidos de ambos, hablamos durante un momento, después se metió a darse una ducha, se cambio, nos despedimos y se fue!

Ha sido la noche mas placentera de toda mi vida, tener 3 pollas sin reproches, haciéndome disfrutar muchísimo.. fue la experiencia erotica mas placentera que puedan imaginar.. solo recordarla y escribirla hace que me moje de nuevo…


Penelope 2020


www.womanpenelope.es

https://www.amazon.es/gp/bestsellers/sports/?_encoding=UTF8&linkCode=ib1&tag=womanpenelope-21&linkId=aaaa05aec05da093c042bf74667195d6&ref_=ihub_curatedcontent_aca484db-2637-4f98-8e2e-b9325ef8a4b9

Habían cosas que no cuadraban

Habían cosas que no cuadraban


Al mes de casarme con Joel, tuvimos que irnos a vivir con su madre al esta tener está un infarto, requería de cuidados y pensamos que estando en su casa podríamos atenderla mejor y así nosotros ahorrar para comprar una casa más adelante.

Todo iba “bien” pero habían cosas raras que no entendía, éramos jóvenes y yo por mi trabajo pasaba mucho tiempo fuera de casa…

Joel y yo teníamos poco sexo… cuando follabamos mi suegra daba golpes en la pared y claro, esto nos cortaba. Llegando a encontrarnos en hoteles para follar…
Los sábados por la noche generalmente los dedicábamos a nosotros, porque la madre cenaba antes, y nosotros cenábamos juntos y hablábamos un poco de nuestras cosas sin interrupciones., yo me ponía sugerente con una falda cortísima, sin sujetador y en alguna ocasión sin bragas.

Siempre, cuando llevamos algún tiempo sin hacer nada, después veíamos alguna película y después nos íbamos a la cama.

En alguna ocasión, me di cuenta de que su madre no llevaba ropa interior, pero no le di mayor importancia porque era como normal, (la verdad es que para su edad, tenía buenos pechos).

El caso es que esa noche nos acostábamos y yo me fui quitando la ropa, al mismo tiempo hacía posturitas para él, me agachaba, subía la pierna y luego me puse de rodillas sobre la cama y empecé a tocarme el coño, despacio pasaba los dedos por los labios y así hasta meter un dedo, después otro y hasta tres dedos dentro de mi vagina.

Wow miraba la polla de Joel y me ponía aun más cachonda de ver lo dura que se le había puesto, el ya estaba desnudo y se tocaba y veía ese líquido que sale cuando está excitado y que ayuda a lubricar y ahí empezó el juego…, se lanzó sobre mí, besándome los pechos, los cogía con la mano y se llevaba los pezones a la boca, para después chuparlos, succionarlos… y después, al rato ya fue directo a meter su polla, estaba ansioso y con ganas de meterla en caliente.

Esa noche dejé encendida la luz de la mesita de noche, pero era tenue y apenas se veía nada, estábamos muy excitados y necesitaba sentir su polla dentro de mi. Me tumbé, abriéndome de piernas todo lo que pude, le cogí la polla y le atraje hacia mí, notaba en mi mano la firmeza de su miembro y puse la punta en la entrada de mi vagina y el de una embestida la metió hasta el fondo de mi vagina.

Uffff, como me puso, empezó a meterla, sacarla y moverse en círculos y al girar la cabeza me pareció ver una sombra, pero no pensé en nada, y seguí cogiéndole el culo a Joel, apretándolo hacía mi, luego al rato, cuando vi que Joel estaba a punto de terminar.

Le dije que esperara y me di la vuelta, poniéndome de rodillas sobre la cama y metió su polla en la vagina por detrás, nos gustaba mucho terminar así. Mientras el metía y sacaba su polla, yo me tocaba el clitoris…. uhmmmm estábamos a punto, extasiados, gemíamos y yo le pedía…

— sigue, no pares, sigue, más deprisa …

y gire la cabeza y vi a su madre, mirándonos, como follabamos y con la mano debajo del camisón… me quedé sin palabras, quieta mirándola, sin hacer nada, y así estaba cuando Joel de pronto terminó con una fuerte embestida y me pareció ver la cara de su madre como sonreía y desapareció…

Me dejo mal… y al día siguiente hable con ella y le dije que porque había hecho eso y ella dijo que había oido ruido y que no sabia si le había dado infarto a su hijo y se asusto y fue a mirar y vio que hacíamos guarradas y se fue.

Pero antes me dijo que tenía que cuidar mis pechos porque estaban flácidos y que los suyos estaban bien puestos y se marchó…


Penelope 2020


Cuando algo no te encaje… No lo dejes, busca la verdad.



www.womanpenelope.es

https://www.amazon.es/gp/bestsellers/sports/?_encoding=UTF8&linkCode=ib1&tag=womanpenelope-21&linkId=aaaa05aec05da093c042bf74667195d6&ref_=ihub_curatedcontent_aca484db-2637-4f98-8e2e-b9325ef8a4b9

Todo depende de ti

Todo depende de ti


Se organizaba una fiesta en un local, con el precio de la entrada, estaba incluida la bebida y comida. Acepté ir con unos amigos.

Cuando llegamos me presentaron a los invitados, había un buen ambiente, la fiesta prometía… bebimos, brindamos, comimos y después empezó la fiesta…

En la que debíamos estar todos desnudos, así que empezó la fiesta… había de todo, la bebida y otras cosas, lo que hizo que se descontrolara todo un poco…

Empezamos a intercambiar amistades y jacuzzis, salas… y terminé sin darme cuenta, en una sala con unas treinta personas desnudas, tumbadas sobre unas colchonetas…

Recuerdo que todos me metían mano, todos me tocaban, me chupaban y me manoseaban por todas partes… tenía pollas, coños y manos por todos los lados. No sabia de quien era una cosa o la otra… pollas por todos los sitios, coños, culos, pechos y todos me penetraban, por delante, chupaba pollas, coños, yo estaba casi en el medio de aquella habitación y no se que hice esa noche, pero al menos me metieron mas de diez pollas en la vagina, chupe mas de diez coños, y todos terminaron y se corrieron encima de mí, no se la cantidad de semen que había sobre mi cuerpo.

Me preste a ello…, y porque…, no lo se… pensando no se porque?, porque fue asqueroso y lo mas bajo que he caído jamás en mi vida, cuando reaccioné sentí asco, me sentí sucia y que paso…, no lo se…, no se que paso y porque hice eso. Salí asqueada de mi misma. No recuerdo ni como salí de aquel lugar o lo que paso…


Reflexión…

Cuando no tienes control, cuando estás perdida. Te dejas llevar por inercia, sin rumbo, esperando… “quizás” divertirte… conocer a alguien…, algo que cambie tu vida y que de pronto tu vida sea perfecta…, pero sabes?… tu felicidad depende de ti, de tus actos, de tus decisiones y del equilibrio que tengas en tu vida, de nadie más.


Penelope 2020



www.womanpenelope.es

https://www.amazon.es/gp/bestsellers/sports/?_encoding=UTF8&linkCode=ib1&tag=womanpenelope-21&linkId=aaaa05aec05da093c042bf74667195d6&ref_=ihub_curatedcontent_aca484db-2637-4f98-8e2e-b9325ef8a4b9

La curiosidad me empujó a saber más

La curiosidad me empujó a saber más


Fui una niña curiosa, precoz, me interesaron los temas de parejas y sexualidad de muy joven, a través de amigas del colegio empece a saber cosas, hablaban de películas en internet, revistas y así empecé a saber más.

Mi primera experiencia sexual fue a los quince años, un fin de semana en casa de una amiga. Sus padres no estaban y nos quedamos a dormir allí.

Eva, llamo a dos amigos y les invito a pasar el fin de semana con nosotras….

Estábamos nerviosas esperando a los chicos, cuando llegaron estábamos los cuatro algo cortados. Poco a poco empezamos jugar, a tontear y así, entre risas y tonterías, nos desinhibimos. Jugamos al juego de preguntas y el que perdía se iba quitando ropa y nos fuimos quedando desnudos todos.


Al ver a los chicos desnudos con su polla recta, mirando para el techo, uno de ellos tenía un tamaño considerable, me quedé extasiada de tener dos pollas frente a mi, podía mirarlas y hasta tocarlas.

A Eva le gustaba uno de los chicos, así que eligió y el chico que me tocó era el que tenía la polla considerable. Se sentó a mi lado y empezamos a tocarnos, poco a poco notaba algo raro en mi interior, me gustaba esa sensación y quería dar un paso adelante con algo más.

Me fijé que al chico le salía un líquido claro del interior de su polla y no podía estar mas recta, tenía unos huevos duros, gordos, y apenas tenía piel en la polla. La tocaba y pensaba que tocaría piel, que iría de arriba abajo como había visto en las películas xx, pero no, tuve que tocar el líquido para que lubricara esa polla y así mis movimientos eran mas suaves.

El chico me tocaba el coño, me metió los dedos dentro y los sacaba, en ese momento me volví loca, mi coño era un mar húmedo, entre mi excitación, miraba a Eva y veía que su chico estaba encima de ella, metiéndole la polla en la vagina, empujaba con fuerza y ella gemía…

Uffff eso me puso mas cachonda… ahí estaba mirando cómo otra pareja follaba ante mi, yo tenía una polla en la mano y mi chico metiéndome los dedos en la vagina…

El chico me tumbó y de rodillas como estaba fue subiendo hasta ponerme su polla en la boca. Uhhhhh estaba tan excitada que chupe por primera vez una polla. La recuerdo suave, con un sabor a gelatina salada… él estaba peor que yo de excitado…

Yo seguía chupando su polla mientras el continuaba con una mano en mi vagina y de repente el chico explotó, se corrió en mi boca, inundándola de su semen.

Fue una sensación extraña en mi boca… ese liquido caliente… y poco a poco me lo tragué y ni me gusto ni tampoco me dio asco. No fue malo.

Después se quedó tumbado un momento y al poco empezó a tocarme nuevamente y terminó metiendo su polla en mi vagina, empezó a moverse despacio para continuar deprisa. Wow me gustaba ese hormigueo, el calorcito en mi interior, esa sensación de estar en las nubes, que al momento de estar metiendo y sacando su polla de mi vagina, me parecía que tenia estrellas en mis ojos, era como algo brillante, me gustaba, y como estaba en posición algo mas alto que yo, con sus movimientos rozaba con su polla mi clítoris y poco a poco estaba mas excitada y mas, mas… que al rato tuve mi primer orgasmo con un chico.

Fue una experiencia única y maravillosa. A partir de ese momento me gustaba el sexo y cuando tenía la oportunidad, la aprovechaba.

Woman Penelope 2020


www.womanpenelope.es

https://www.amazon.es/gp/bestsellers/sports/?_encoding=UTF8&linkCode=ib1&tag=womanpenelope-21&linkId=aaaa05aec05da093c042bf74667195d6&ref_=ihub_curatedcontent_aca484db-2637-4f98-8e2e-b9325ef8a4b9

No quise jugar

No quise jugar


Una noche me enfadé mucho con mi pareja, quería que hiciera algo poco higiénico y me daba asco… quería meterme la polla en la boca después de que me la había metido por detrás, estaba sucia y olía mal, y me negué, entonces se enfado mucho conmigo y se marcho esa noche de casa y no vino a dormir.

Al día siguiente, por la tarde abrió la puerta con las llaves y apareció con una mujer muy blanca, delgada, con poco pecho y debajo de un vestido barato, no llevaba nada de ropa interior. Traían una cara de haber estado toda la noche de fiesta y de haber bebido mucho.

El no dijo nada, llevo a la mujer a la ducha, y el se quito la ropa y esperó desnudo sentado sobre la cama. Yo le miraba y veía una polla caída y se adivinaba que estaba cansado y pensé que habría estado toda la noche follando, por eso tenía la polla tan caída y me daba la sensación de que el color que tenía, que había muerto su polla.

La mujer salió de la ducha desnuda completamente, recuerdo que la mire todo su cuerpo, y no me gustó nada… tenía poco pecho, los pezones eran como un botón para fuera y la vagina fea, algo abierta y no dejaba nada a la imaginación.

A continuación el entró en la ducha también, le di una toalla a la mujer para que se tapara y se sentó en la cama, yo fui a la cocina para preparar cafe para mi.

Estaba sentada en la banqueta de la cocina, cuando vinieron, sin decir nada, se echaron cafe para los dos y dos pastelitos que habían los devoraron rápidamente. Después se sentaron en el sofá grande, se pusieron el televisor y una película porno, en la que había una escena con muchos hombres y mujeres follando todos en grupo.

Me di la vuelta y vi que ellos se estaban besando, tocando y la polla muerta, había resucitado y eso sin hacerle el boca a boca. Sonreí y acepté que él iba a follar delante de mi con esa mujer. Pero me equivoque…

Cuando volví a mirar, ella le estaba chupando la polla, observe su cara de satisfacción y entonces el abrió los ojos y me pilló mirando, entonces se levanto tirando a la mujer, y me cogió del pelo y me llevo a la cama junto con la mujer, y allí me puso en la postura del perro y me obligo a chuparle la polla y que ella se la chupara también.

Su lengua rozaba la mía mientras chupábamos la polla, al rato él empujó a la mujer y de pronto sentí como ella me chupaba la vagina en esa posición y hasta me pasaba su lengua por el culo… yyyyyy empecé a mojarme por necesidad, sin ser consciente de lo que estaba pasando, y sin darme cuenta termine, exploté muy fuerte, con una sacudida y caí en la cama en posición cuatro.

A continuación el se levantó y me metió su polla en esa posición, mientras la mujer le levantaba una pierna a él y le chupaba los testiculos y al poco termino gritando con convulsiones. Hizo que ella chupara de mi vagina todo el semen que salía, y la mujer no se que hacia… que volví a explotar, era tremenda.

Esta mujer después de limpiar mi vagina se quedo en casa, se tumbo en la cama y se quedó dormida. El sin lavarse, se acostó a su lado y también se durmió rápido. Así estuvieron todo el día y cuando anocheció, seguían durmiendo.

Al día siguiente mi pareja se levanto y vino hasta el sofá, donde yo estaba y había dormido, y sin decir nada, me cogió de los pelos y me llevo a la habitación, cogió una silla y me sentó y con un cinturón ato mis manos a la parte de atrás de la silla, y con unos pañuelos míos, ato mis pies a la pata de la silla.

Después con unas tijeras corto mi pijama y me dejó desnuda, la mujer se reía mucho viendo lo que él hacía, entonces empezaron a tener sexo los dos mientras me dedicaban miradas de complicidad, yo no quería mirar pero ellos me obligaron, hubo un momento que cerré los ojos, y el me dio un bofetón fuerte, y me dijo que como me volviera a ver que cerraba los ojos, me volvería a dar.

Y así estuve todo el tiempo viendo como follaban. Cuando terminaron y aun le salía líquido de la polla, se acerco a mi y me la metió en la boca, y como no hacia nada, no me movía, me golpeó la cabeza con fuerza y tuve que empezar a chupar todo y luego me dijo que tenía que chuparle el coño a esa mujer para limpiarlo bien… yo lloraba y el empezó a darme y ella también, fueron puñetazos en la cabeza y la mujer me daba en la cara y patadas por el cuerpo y perdí conocimiento…

Desperté en el hospital vestida y en una silla de ruedas, me habían abandonado en la entrada del hospital.

Cuando me trataron y estaba ya en la habitación, llegaron los dos y me amenazaron si decía algo, que me mataban. Y tuve tanto miedo, que no dije nada a la policía.


Woman Penelope 2020


www.womanpenelope.es

https://www.amazon.es/gp/bestsellers/sports/?_encoding=UTF8&linkCode=ib1&tag=womanpenelope-21&linkId=aaaa05aec05da093c042bf74667195d6&ref_=ihub_curatedcontent_aca484db-2637-4f98-8e2e-b9325ef8a4b9

No se como parar esto

No sé cómo parar esto

La verdad nunca supe bien que es lo que ella vio en mi, no soy un tipo guapo, por el contrario, algo excedido en peso y con una incipiente calvicie para mis casi cuarenta años, tampoco soy el hombre de buen carácter, soy un tanto ermitaño, y suelo enojarme con facilidad, no soy el tipo amable, dulce y acogedor con el que las mujeres sueñan, menos el que regala flores, o el que está en todos los detalles, eso no está en mi sangre.

Tampoco tengo una fortuna, ni mucho menos, el dinero que me da la librería me alcanzan con lo justo para vivir modestamente y alquilar un pequeño apartamento de dos habitaciones, sin muchos lujos, es más, sin nada de lujos.

Por eso, cuando mi situación con Noelia fue cosa seria, mucha gente no salía de su asombro, mis amigos decían que nuestra relación era la prueba fehaciente ‘de que el amor es ciego’, y siempre me decían que me había llevado con ella el premio mayor, que con ella me había tocado la lotería.

Sin dudas, Noelia es demasiado bonita, un diamante en bruto que cualquiera quisiera tener, alguien a quien el destino había cruzado en mi camino y yo había sabido conquistar.

Pero en algún punto de nuestra relación las cosas se fueron desgastando, un poco por mi forma de ser, un poco por la rutina, un poco por el desgano, como sea, todo influyó para llegar a este presente.

Todo había empezado tiempo atrás, yo recién cumplía treinta y uno, y como cada día era esclavo de mi negocio, una modesta librería de ramos generales, donde pasaba las horas para sacar unos míseros euros.

En ese momento odiaba a las mujeres, estaba terminando los trámites de divorcio con Karla, la que había sido mi esposa y parecía empeñada en dejarme en la ruina.

Era temprano, recién había abierto, aún acomodaba algunas cosas cuando ella entró por unas fotocopias, era preciosa, con un rubio teñido en enrulados cabellos que llegaban a su cintura, unas gafas enormes oscuras que me impedían ver sus ojos, reposando sobre su pequeña naricita, una boca prominente, de labios carnosos, llamativamente perfectos, noté que era tan alta como yo.

Lucía un vestido de algodón adherido a su cuerpo, en líneas continuas y alternadas entre blanco y negro, sin mangas, largo hasta los tobillos, le quedaba muy bonito, como dibujando sus curvas, como decirlo, le quedaba sexi, discreto y llamativo, todo en uno, imaginen, bonitos pechos, escueta cintura y un generoso y delicioso trasero.

Tomé sus papeles y empecé a fotocopiar, su documento, observé el número y calculé unos veinte años, no más, y luego muchos papeles de un juzgado, era todo parte de un divorcio, estaba pasando por lo mismo que yo pasaba con mi ex, así que sabía del tema.

Mientras seguía en la rutina la observé de reojo un par de veces, ella permanecía parada en silencio y cada tanto secaba disimuladamente alguna lágrima que escurría bajo esos lentes oscuros.

Comprendí que estábamos en la misma situación, y que ella estaba herida, así que de la nada crucé algunas palabras, su matrimonio no había durado ni dos meses, el bastardo la había dejado, compartimos penurias, dolores, se animó a hablar un poco hasta que una señora mayor entró por unas cartulinas en colores.

Y el destino quiso que ella volviera a pasar por el local, una vez, otra, nos enredamos… y nos casamos.

Todo fue arcoíris al principio, me había llevado a la cama una mujer hermosa, con un culo envidiable, unos pechos duros como piedras, una mocosa a la que le encantaba la polla y me llevaba al límite, habitualmente era yo quien tenía que decir ‘basta’ a nuestros encuentros, fueron mis mejores años…

Pero esa lujuria del principio no duraría mucho, como dije, un poco por descuido, un poco por rutina, las diferencias del día repercutieron en los encuentros de la noche y aunque lo negara sabía que poco a poco empezaba a perderla.

Noelia sugirió en algún momento que tomáramos terapia de pareja, era un salva vidas a nuestra relación de pareja, pero como siempre, mi carácter negativo me hizo descartar la propuesta, que diablos teníamos que ir a contar nuestros problemas a un tercero? Me sonaba a situaciones de chismes y reclamos, así que me negué rotundamente.

Ella me dijo algo como

Ok, lo respeto… si no me quieres acompañar, iré sola…

Solo me encogí de hombros como respondiendo gestualmente

Por mí, haz lo que quieras…

Y fue cuando mi querida empezó a asistir a terapias semanales de la doctora Rubinstein, una sexagenaria liberal que mi modo de ver solo le pudrió la cabeza a mi hermosa Noelia.

Ella empezó a cambiar, bajó algunos kilos de más que tenía, cambió un tanto su carácter, pasó de ser una mujer introvertida a sentirse segura de sí misma y de su cuerpo, por primera vez la vi seducirme con lencería sexi, me llamó la atención que para tomar sol dejara de lado sus tradicionales bikinis para pasar a pequeñas braguitas que me ponían la polla dura solo con verla.

Parecía que la vieja había dado en la tecla, mi esposa había vuelto a ser un huracán en la cama, pero había algo más que yo ignoraba…

Noelia empezó a hablarme de las cosas que la doctora le metía en la cabeza, ideas liberales como que, en una pareja, el amor no tiene que ver con el sexo, y que se puede y se debe mantener sexo sin amor, que abrirse a nuevas experiencias por fuera del matrimonio, solo logran fortalecer los vínculos, que el ser humano es un animal, y que como casi todos los animales no estamos diseñados para vivir en monogamia, que esto solo trae represión a deseos ocultos, y no sé cuántas cosas más…

En resumen, Noelia deseaba hacer realidad una de sus más recurrentes fantasías, estar con varios hombres… y no quiere engañarme, hasta quiere que yo sea parte, ya sea participando activamente o solo mirando, yo le digo que está loca, ella dice que yo puedo ejecutar por mi parte, mi fantasía, que ella no se opondrá, sea lo que sea…

Y se puso realmente cargosa con esto, como tema del día a día, por más que yo hablara siempre la vieja puta esa de la doctora Rubinstein sabía más que yo…

Tomé una decisión, si no podía ganar al menos no quería perder, junté varios euros y fui al centro de la ciudad, a un sex shop, con una tonta idea que tal vez funcionara…

Busqué penes de juguete, macizos, realmente eran impresionantes, que similitud, al apretarlos parecía apretar mi propia polla, las formas, las venas, reí para adentro pensando en mi mujer…

Compré tres unidades, el vendedor me miraba sin comprender mucho, tal vez pensó que era gay, pero busque de unos veinte por cinco, bien generosos para que la perra no se quede con ganas, incluso uno negro, para matar de paso otra posible fantasía…

Busqué una estrategia, esa mañana, luego de desayunar fui a darle un beso a la cama como cada mañana, solo que antes de irme dejé sobre la mesa los tres ‘amigos’ envueltos con papel de regalo.

A mi regreso esperé su reacción, pero no dijo nada, yo tampoco lo hice, jugamos un rico juego de ‘yo lo sé, tú lo sabes, pero nadie lo dice’, y sin mencionarlo ambos esperamos el momento de la cama, después de la cena.

Había llegado ese momento, yo ya estaba en la cama esperando a Noelia, perdiendo el tiempo con mi celular, ella estaba en el baño, tardaba más de lo normal, hasta que apareció para sorprenderme, con un sugerente disfraz de enfermera que evidentemente había comprado, toda en impecable blanco, sobre unos zapatos blancos de finísimos tacos con medias de red que llegaban bien arriba en sus perfectos muslos, un guardapolvo apenas abrochado por el frente, sus turgentes pechos amenazaban por escapar del escote, tan sensuales como de costumbre, tan corto que apenas llegaba a la mitad de sus caderas dejando al desnudo sus enormes nalgas, y hasta su pubis apenas protegido por un tanga transparente por donde adivinaba una sensual depilación, su cabello recogido prolijamente con ese adminículo característico en su cabeza con la cruz roja.

Su piel cobriza por el bronceado de verano resaltaba con el blando de su vestimenta.

Puso música sensual y bailó con cadencia para mí, como una puta de cabaret, se me erizó la piel, ella era mía, solo mía y si algo estaba seguro era que no quería perderla, con la polla dura intenté agarrarla para cogerla, pero ella me evitaba, me provocaba demasiado cerca, pero nunca se ponía a mi alcance, se tocaba, se acariciaba, se encorvaba, sensual, hasta que al fin logré asirla por la mano y la traje sobre mí, a la fuerza…

Ella empezó de inmediato a acariciar mi polla por sobre el slip, adoraba que hiciera esto, me hacía desear tanto que hiciera más, pero no lo hacía, nos besamos con pasión, apretó sus labios contra los míos hasta hacerme doler, en esos besos que se demuestra la embriaguez de sexo, tan rico, tan profundo…

Subí el pequeño guardapolvo hasta la cintura y mis manos se prendieron como tenazas en sus cachetes, hice a un lado el tanga y enterré un par de dedos en su mar, estaba inundada, quise besar sus pechos, pero estaban ocultos, tiré con fuerza al frente, rodaron por el piso los tres botones y sus tetas quedaron a mi merced, sus pezones estaban duros, tomó mi cabeza y los hundió entre ellos, me obligó a lamerlos, a morderlos, tan dulcemente para que naufragara en placer.

Todo era loco, rápido, improvisado, haciendo una cosa tras otra, sin pensar, animal, salvaje, tomé su cabeza y la empuje hacia abajo, quería que me la chupara, como lo deseaba, entonces fue cuando ella se apartó de golpe, como un resorte saltó de la cama, se incorporó y me dijo…

— No, no, no… no se puede, el doctor me dejó las indicaciones y usted está muy débil… venga para acá…

Le seguí el juego, me hizo sentar en un pequeño silloncito que tenemos al costado de la habitación y me dejó completamente desnudo, me miró y continuó…

— Pero que tenemos aquí ! Pobrecito! Esa inflamación debe doler…

Yo reí por sus palabras, mientras me llenaba los ojos con su perfección, entonces sacó su tanga, la acercó y me lo puso en la boca, volvió a hablar…

— Tome, beba, beba estos jugos que lo harán mejorar…

Sentí en mi boca el sabor se sus tibios jugos, todo esto me causaba una situación un tanto risueña, me indicó que me quedara sentado, solo observando…

Fue entonces cuando fue por mis regalos, tomó dos de los juguetes dejando el negro a un lado, se tiró sobre la cama y dijo….

— Quiero que seas parte de mis fantasías, quiero que veas lo que deseo, quiero que te calientes viendo a tu puta…

Se puso de lado sobre él colchón, dándome el frente, en primer plano, tomó las vergas de juguete y empezó a lamerlas, con delicadeza, pasando su lengua por el glande de cada una, una a una, las dos juntas, recorriéndolas desde la base, lentamente, o metiéndola en lo profundo de su boca, tan profundo como podía, con gestos de excitación evidente, largando interminables ‘mmmm’, llenándolas de saliva.

El cuadro se me hizo excitante, demasiado, tenía la polla dura como una roca, y creo que ambos nos calentábamos mutuamente, tenía ganas de masturbarme, pero eso hubiera sido dar el brazo a torcer…

Noelia abrió sus piernas, dejando su enorme coño perfectamente depilado ante mis ojos, su flujo había chorreado, solo siguió lamiendo una polla, la otra la llevo a su sexo, se acarició el clítoris una y otra vez, también me miraba cuando podía, alternando su placer con el mío, tanteando mi reacción, hizo centro y lentamente se introdujo esa verga hasta la mitad, dejando un suspiro de satisfacción.

Empezó a jugar como perra, metiendo y sacando, a gemir, perdía la coordinación, a medida que jugaba poco a poco la polla se metía más y más adentro, tan profundo hasta comérsela toda, pasaban los segundos y ella no podía con todo, se dejó caer de espaldas, trababa de chupar una y cogerse a sí misma con la otra, era demasiado…

Pronto no pudo seguir lamiendo, dejo la verga a un lado, y mientras metía la otra profunda en su coño con la mano libre masturbó su clítoris, era demasiado para mí, sabía que me correría en cualquier momento, estaba al límite y los gemidos de Noelia llenaban mis oídos

— Ahhhh!!! ahhh!!! ahhh!!! ahhh!!! ahhh!!! ahhh!!! ahhh!!! ahhh!!! ahhh!!!

Ella empezó a contraerse con violencia, con esos espasmos típicos cuando llegan los orgasmos femeninos, fue mutuo, el semen saltó con violencia rociando mi pierna izquierda, casi hasta la rodilla, parte fue derecho al piso, parte quedó en mí mano…

Noelia miró donde yo estaba sentado, estaba agitadísima tratando de recobrar el aliento, solo observó lo que había pasado conmigo entonces dijo con una sonrisa de pecado…

— Pensé que la idea no te gustaba, tal vez me equivoqué… y sabes? Esto no es todo lo que haría, quieres ver?

Yo no dije nada, que podía decir, solo tomó los dos juguetes y ahora agregó el negro, de hecho me dijo…

— El mulato lo dejé para el postre…

Fue al piso, siempre cuidando de que yo pudiera observar todo con lujo de detalle, calculó las distancias, adhirió una de las vergas a la pared, por la ventosa que tenía en la base, luego la negra, lo mismo, por encima de la anterior, lo más cerca posible, ambas quedaron colgando, una sobre la otra, y la tercera la puso en el piso, sabía que iba a hacer, claro que lo sabía…

Fue a la mesa de luz, sacó lubricante íntimo y se untó como hacía conmigo, luego completó untando la polla negra, se limpió con apuro sus manos con las sábanas…

Se puso entonces en cuatro patas, reculó lentamente, apuntó uno en a su coño, el otro untado en su culo, probó suerte un par de veces, supuse que eran demasiados gruesos y tal vez le doliera un poco, pero lentamente todo fue cediendo y todo se fue dando, entró una polla en cada agujero, y empujó hasta asegurarse de comérselas casi por completo…

Cuando tuvo todo bajo control empezó a mecerse, atrás, adelante, una y otra vez, pronto levantó la temperatura y otra vez al juego. Completó la escena comiéndose con su boca la polla que quedaba en el piso, casi hasta atragantarse, entre jades de prostituta…

Ya estaba con una nueva erección entre mis piernas y Noelia se perdía en interminables orgasmos llenos de placer, sin embargo, no perdía la oportunidad de llenarme los oídos con cantos de sirenas…

— Mmmm…. te gus… ta… ayyy!!! ayyy!!! te ima… ayyy…!!! mmm!!! imaginas que…. ayyy!!! que esto sea… mmm!!! mmm!!! sea con ho… mmm!!! ayyy!!! hombres de verdad… mmm!!!

Diablos, era todo muy loco, Noelia se movía con tanta violencia que se sentía un fuerte ‘paf! paf! paf!’ al machacar una y otra vez sus glúteos contra la pared, parecía que iba a romper el cemento, comiéndose ambos juguetes hasta el fondo y yo…

Otra vez me estaba masturbando ya sin reparos, no le dije nada a ella, pero admito que era todo tan loco que llegué a fantasear que se la cogían como a una puta, a mi esposa, y yo disfrutaba con eso, a tal punto que me sentí venir, fui sobre ella, la tomé de los cabellos y llené su rostro de semen, como una puta, se lo merecía…

Ella se rio, a carcajadas, como habiendo conseguido lo que quería…

Me recosté sobre la cama, solo observándola, ella se retiró de donde estaba tirándose al piso extenuada, la polla de su coño quedó adherida a la pared, pero la negra quedó ensartada en su culo, seguramente su esfínter puso mayor resistencia…

Así terminamos esa noche antes de dormir, mi esposa tirada en el piso, con una mano metiendo y sacando el juguete de su culo, mostrándome su enorme cráter, con la otra jugando con el semen de su rostro, llevándolo a la boca, y otra vez a su rostro, con saliva, y otra vez a meter sus dedos en su lengua… solo para provocarme…

Mi idea lejos de disuadirla fue contraproducente, sin imaginar quise apagar el incendio con nafta, y ahora si me siento en problemas, Noelia se puso casi intransigente con esta idea de abrir nuestra sexualidad, yo no estoy convencido, no sé cómo reaccionaré al verla en brazos de otros hombres, tal vez me excite, tal vez no pueda soportarlo, pero se con certeza que no quiero perderla.

Ella dice que no hará nada a mis espaldas porque nuestro amor está sobre todo, pero he visto como coquetea con los hombres, como ha cambiado, como gesticula, lo veo en su mirada.

Siento que está decidida a todo, ya prescinde de la doctora Rubinstein, ella ya actúa por sí misma, como un monstruo que amenaza a devorarse todo.

Y sigue dando pasos hacia adelante, creo que nada la detendrá, hace poco tiempo comenzó a hacerse fotos un tanto osadas, lo peor es que me las pasa a mí, me pide que las comparta con hombres, con hombres que se muestres dispuestos a satisfacerla, aun no lo hago, aun las guardo todas para mi…

Consejo

Valora la sinceridad de tu pareja y escúchala cuando ve la necesidad de darle un aliciente nuevo a la relación. Acompañarla es por un interés común.

Una consejera os guiará y entenderéis perfectamente el fin de cada ejercicio que proponga con el consenso de ambos.

Recuerda que la base de una buena relación es la confianza.

Woman Penelope 2020

www.womanpenelope.es

https://www.amazon.es/gp/bestsellers/sports/?_encoding=UTF8&linkCode=ib1&tag=womanpenelope-21&linkId=aaaa05aec05da093c042bf74667195d6&ref_=ihub_curatedcontent_aca484db-2637-4f98-8e2e-b9325ef8a4b9

Acepté su oferta

Acepté su oferta

Una tarde estaba en mi apartamento triste y sola, nadie me llamaba, ni me invitaba a fiestas y me dieron de lado todo el circulo de amigos. Viéndome sola, tenía un dia malo, cogí el ordenador y empece pasar paginas, aparecían ventanas de mujeres trans que se alquilaban y pinché en el enlace por curiosidad y continué viendo el escaparate de ofertas que habían.

Encontré una chica muy guapa, alta, delgada, con grandes pechos y una impresionante polla, tenía 32 años, y costaba 150$ la hora.

Me puse en contacto con ella y estuvimos hablando y después de mas de media hora, acepte su oferta. Le di una hora para llegar a mi apartamento y yo pagaba el taxi…

A la hora y cinco minutos llamo por teléfono y salí para pagar el taxi, nos presentamos y nos dirigimos al ascensor. La invité a pasar y nos pusimos cómodas en el salón. Yo llevaba un vestido de color blanco, largo por los tobillos y ancho, sin nada debajo, y ella una falda de cuero cortísima y una camiseta blanca, la que dejaba ver sus pechos y pezones de punta.

Tomamos una copa de vino blanco, mientras charlábamos de mis gustos referente al sexo, después de un rato, dijo que porque no pasábamos al dormitorio y seguíamos allí.

Entonces me levanté y la guié a mi dormitorio.
Al llegar nos desnudamos y vi un cuerpo escultural, unos pechos duros, alzados y una polla caída pero grandiosa. Era impresionante.

Ella se dio cuenta de mi intranquilidad y me beso en la mejilla y me llevo a tumbarme en la cama, con avidez besaba mis pequeños pechos, y su mano recorría mi vagina. Al estar agachada veía su polla, lo cierto es que no podía apartar mi mirada de ella, notaba como iba creciendo, y sin pensarlo la cogí con la mano.

Empecé a moverla y sentí una electricidad, que me erizó la piel. Tenía una polla dura, suave, era tremenda, no tenía fin, me gustaba tocarla.

Le di la vuelta, y de rodillas cogí esa polla y la movía toda, la punta, el tronco, todo, y la movía como si la masturbara, con tranquilidad me recreaba tocándola, pero necesitaba mas, su mano recorría mi vagina, metía sus dedos con delicadeza, con gusto, y notaba lo mojada que estaba, así que me puse encima de ella y empecé a meterme esa polla… entraba con dificultad, pero entraba, la tocaba y sentía que tenía la mitad dentro, y eso me ponía caliente, muy caliente.

Empece a moverme, pero entre la postura que tenia, y tocándome ella el clítoris, terminé, exploté con fuerza y entró la polla más. Era una sensación única, notar esa polla dentro, tocar esos pechos fue increíble, un perfecto orgasmo.

En ese momento ella me dio la vuelta, y con sus chupadas en mis pezones, y chupando mi vagina, volvía a experimentar nuevamente un calor excesivo, estaba gimiendo y casi gritando, y con rapidez metió su polla en mi vagina nuevamente, pequeños movimientos… adentro, afuera, metiéndola, sacándola y pasándomela por el clítoris, estaba otra vez tocando las estrellas, ufff como estaba, y una de esas veces que rozó su polla con mi clítoris volví a explotar.

Wow, estaba extasiada, descansé unos minutos y me incorporé y agachada empecé a chupar esa polla tremenda, mientras el metía dos dedos en mi vagina y rozaba mi culo… estaba perdiendo el control de nuevo, cada vez iba mas deprisa, chupando y más yyyyy exploto, fue tal el grito que dio, que el semen goteaba de mi boca, fue tremendo.

No tumbamos en la cama y nos reímos comentando lo que había pasado. Para las dos fue maravilloso, espectacular y bello de recordar..

Es una sensación que se tiene que vivir una vez al menos en la vida, las sensaciones son inexplicables, se tiene que vivir esto para saber de lo que hablo.


Woman Penelope 2020


www.womanpenelope.es

https://www.amazon.es/gp/bestsellers/sports/?_encoding=UTF8&linkCode=ib1&tag=womanpenelope-21&linkId=aaaa05aec05da093c042bf74667195d6&ref_=ihub_curatedcontent_aca484db-2637-4f98-8e2e-b9325ef8a4b9