Nunca debí ir a su casa

Nunca debí ir a su casa

Era un hombre reconocido por su trabajo y su Empresa de Modelos, era de las mejores, todas las firmas querían trabajar con él y las chicas se pegaban porque este hombre las eligiera para trabajar en su agencia.

Yo por un conocido accedí a él y él me entrevistó en un par de ocasiones en su despacho. Llegó una tercera entrevista pero esta fue en un Restaurante, la comida se alargó hasta media tarde y entonces me propuso ir a su casa para firmar el contrato, que allí en su despacho tenía todos los documentos.

Cuando llegamos a su vivienda, era una casa grande de tres plantas, gran jardín y zona de mantenimiento y cochera. Entramos en el salón con una chimenea grandísima, y me invito a tomar una copa de vino.

De ahí pasamos a la zona de trabajo, era una sala grandísima de casi 200 metros, con un escritorio grande, 7 tv encendidas con canales diferentes de todo el mundo, dos confidentes, dos sofás gigantes que parecían camas para gigantes, mesas bajas, baño completo, pequeña office con todo incluido microondas, horno, cafetera y no faltaba nada de una cocina de casa y dos sofás reclinables cómodos y basculantes en altura y una habitación cerrada que no me enseño, pero con el tiempo no salía de esa habitación…

Empezamos a estudiar los papeles, y me gustaba la idea, y lo que iba a percibir como fijo y variable cubría mis expectativas. Y a las 10.15pm propuso comer algo porque era tarde y seguíamos hablando de los detalles.

Preparo sandwiches, mas vino y snack que devoramos entre risas y soltura. Me pidió permiso para ponerse cómodo porque estaba de todo el día con el traje y me invito a asearme si lo deseaba en el baño de esa habitación, que el iba a subir a su estancia para ponerse cómodo y que para que no me sintiera incomoda, que lo hiciera abajo.


Cuando el salió de la habitación, me levanté y me miré en el baño y me dije que porque no me bañaba para estar mas relajada, después de todo el día y la tensión. Así que entre rápido y me metí debajo de la ducha, y al vestirme me puse la ropa que llevaba, pero sin el tanga, porque estaba sucio de todo el día, pero al ser el vestido largo no se veía nada. Después de la ducha me sentí mas relajada, cómoda y tranquila.


Y volví a sentarme, me recosté en un sillón basculante, y no se que hice, pero al dar en un botón, me tumbó y empezó a hacerme un masaje en la espalda, y mientras esperaba, cerré los ojos y me quedé dormida. Un sueño feliz…

Al momento o eso creía, me despertó Alejandro y me preguntó si estaba enferma, que no había querido despertarme, que eran las 2am. Wow Había dormido cerca de cuatro horas. Que bien estuve y que tranquila.

Entonces me di cuenta de que él llevaba tan solo un albornoz puesto, y se adivinaba que sin nada debajo de el. Pero no le di mayor importancia… estaba en su casa.

Dije que era tarde y el dijo que me quedara a dormir en su casa porque no iba a encontrar ningún taxi que fuera a buscarme, que descansara y que por la mañana me acompañaría a casa.


Me acompaño a una habitación de invitados, volvió a salir y al regresar trajo con el un pijama de el por si quería dormir tapada. Me sorprendió, que también trajo un tanga precintado y nuevo. Un set de baño y toallas. Dijo que me dejaba sola durante unos minutos y que luego vendría a por mi para una cosa que quería mostrarme.


No me extraño nada, todo me parecía normal, y si que tenia un encanto especial, como una víbora con su mirada, con sus ademanes y estrategia de un cazador experimentado de caza mayor, sabia esperar a su presa, donde acorralarla y como capturarla, todo lo sabia y su encanto para parecer un gentleman, era un maestro…


Me puse la camiseta del pijama que me llegaba un poco por encima de la rodilla pero no era excesivamente corto, y unas chanclas que había traído. Y me senté en el borde de la cama, esperando a que volviera.

Entró pidiendo disculpas por la tardanza, y con exquisitas palabras, me ofreció su brazo para acompañarle a una sala de arte… muchos cuadros colgados de las paredes y luego a su sala privada de cine.
Cuando llegamos a la sala de cine, puso un trailer de lo que iba a ser el estreno, y según veía me atraía ese papel, era como hecho para mi, y me eclipsaba el proyecto. Descuide ciertos ademanes y composturas, y de frente a el empece a hacer posturas de escenas de el estreno, y no tuve en cuenta que al mover las piernas, al agacharme, deje ver mi coño.


Me acerco una copa de vino, y mientras bebíamos empezó a decir que tenia un gran cuerpo, que esta esculpido y tonterías de esas, y al tercer sorbo, empece a notar un cansancio, mis ojos trataban de cerrarse y su voz, la oía como si estuviera a kms de mi, no entendía que me pasaba.

Estaba en una nube, y de pronto me di cuenta de que estaba en mi estancia, tumbada con la camisa del pijama abierta y el estaba estaba sobre mi, follándome… No entendía nada, no tenía voluntad para apartarlo, era como un sueño, empecé a pensar que estaba caliente y que lo deseaba, y poco a poco, sin ser consciente de ello, me entregue a fondo.


Recuerdo vagamente que me folló, que me metió su polla en la boca, que metió sus dedos en mi culo, un juguete en la vagina, y que termino corriéndose en mi boca. Y ya me dormí.

A la mañana siguiente no recordaba bien lo que había pasado, pero me dijo que habíamos tenido sexo porque yo se lo pedí, que insistí porque estaba cachonda perdida y que cuando me dormí me lavo. No recordaba nada de lo que me decía y lo peor es que no entendí porque tenia como unos polvos en mi vagina, algo tenia y no sabia lo que era.

De pronto empecé a tener un calor extremo, me estaba calentando al máximo y una necesidad irresistible de follar. Le pedí y le rogué que me follara y el decía que no, yo gritaba que por favor me la metiera, y entonces el dijo que de acuerdo, que lo hacia como un favor, y volvió a follarme…



Cada vez quería mas hasta que el me agarro de la mano y me llevo a la habitación cerrada …

Era una habitación grandísima que tenia todo tipo de material para el sexo, desde sado, bañera, juguetes para mujeres, para hombres, para lesbianas, para gays, o sea todo lo que uno puede imaginar y lo que no.

… donde entramos y me hizo pasar por muchos espacios donde probé juegos, y donde el me hizo de todo lo que quiso que probara. Hasta le pedía que me diera en el culo con la fusta, y cada vez mas y más fuerte…

Y volví a quedarme dormida en una camilla. Cuando desperté tenía molestias en todas las partes de mi cuerpo, pero el decía que era de haber querido probar todos los juegos, y no le di mas importancia, pero me fascinaba la experiencia, miraba que quería conocer más.

Me llevo a la ducha y me lavo, me enjabono, y cuando llego a mi vagina me lavo con delicadeza, suavemente y empece a notar algo inexplicable hasta ese momento, y no pude mas… sujete su mano y dije que siguiera y exploté con gemidos y gritos…

Que me pasaba?, no entendía nada, nunca me había pasado nada igual, era extraño pero quería mas. Me secó y me puso crema y también embadurnó mi coño…

Al salir, volvió a decir que volviéramos al trabajo, y al llegar a su zona de trabajo, no podía apartar mi mirada de esa habitación, quería entrar, volver a vivir lo de antes. Seguimos hablando y estudiando el papel y no podía contenerme de rascarme y tocarme el coño, tenía algo que me quemaba, necesitaba calmarlo, quería follar y no lo entendía, que me estaba pasando?… no pude resistirme más y le dije que me llevara a la habitación y el sonriendo me llevo y volvió a hacer lo que quiso, todo, cada vez mas y yo mas y mas quería, no tenia fin.

Ya extasiada y sin fuerzas, preparo café y puso unas rayas de cocaina sobre la mesa, me invito y dije que no, que no probaría eso, entre risas y bromas, y recordando lo que habíamos hecho, termine probándolo, y uff me puse con un ritmo tremendo, desperté, mis ojos se abrieron como puertas y solo deseaba agotar la energía que desprendía mi interior.

De momento era una mujer nueva, joven, alegre y con ganas de follar, me tire a él como un animal y saque su polla, que empece a devorarla, como si fuera la primera vez que probaba un dulce, me la metía, me la pasaba toda por todos los lados, la agarraba con fuerza y quería mas, y de repente saco un vibrador gordo, grande y negro, y sin pensarlo dos veces me lo metí entero y daba golpes para que entrara mas, quería mas, y instintivamente, mientras forzaba el juguete a que entrara mas, cogí su polla y me la metí en la boca hasta que exploto de una manera que no había conocido antes, y al momento exploté yo tirándome por el suelo y dando vueltas mientras sujetaba mi vagina con tal fuerza que me hice sangre.


A partir de ese momento le buscaba, quería volver a experimentar lo que había conocido, mas, y mas, era incansable quería mas, y entre con la cocaina, el alcohol y Adiccion al sexo.


Luego supe que me había puesto polvos en mi vagina, en frasco de tipo jabón, en la toalla y en la silla, mi vagina absorbía esos polvos y se volvía loca. Me había metido en la cocaina. estaba convirtiéndome en adicta en la vagina y quería mas sexo.
Le perseguía, le buscaba y me volví obsesiva con el.


Woman Penelope 2020


www.womanpenelope.es