Mi sobrina Paty


Todo comenzó el sabado 9 de septiembre como a las 3:00 p.m., perdón, antes de iniciar mi historia debo contarles brevemente como esta lo de mi familia…

Actualmente estoy felizmente casado, llevo 9 años con mi esposa y tengo 3 hijos varones, el primero tiene 8 años el que le sigue tiene 6 años y el mas pequeño tiene 2 años, mi esposa tiene 3 hermanas de las cuales una de ellas, la menor se llama Elena.

Mi cuñada Elena es madre soltera, tiene 3 hijas, la mayor es Paty que acaba de cumplir 16 años, la que le sigue se llama Eva, tiene 10 años y la mas chica se llama Maria y apenas tiene 3 añitos, mi suegro ya murió y mi suegra ya esta mayor.
Normalmente acostumbramos a salir los fines de semana en familia y de mis tres cuñadas a la que mas frecuentamos es a Elena.

Entonces, como mi suegro hizo años de su fallecimiento, el sábado, mi esposa y mis cuñadas le ofrecieron una misa, como cada año. Esta misa se realizo en una capilla cerca de la casa de mi cuñada Elena, por lo que tuvimos que trasladarnos a su casa y de ahí irnos todos a la ceremonia.
Llegamos como con 3 horas de anticipación a la casa de mi cuñada, por lo que los niños empezaron a jugar con sus primas.

Transcurrió la tarde y llego la hora de la misa, debo aclarar que yo no tenía planeado nada de lo que me sucedería, pero lo que si es cierto es que mi sobrina Paty se esta poniendo buenísima con su adolescencia y no pierdo momentos para mirarle sus tetitas y su cadera que es bastante grande para su edad, pero eso lo heredo de su mama y sus tías que tienen unos culos enormes.

En fin, ya todos reunidos nos pusimos de acuerdo y llegamos a la conclusión de que yo me quedaría en casa de mi cuñada para cuidar a todos los niños y solo mis cuñadas, mi suegra y mi esposa, irían a misa, ya que los niños son muy inquietos y no dejan de dar la lata.

Se marcharon a la ceremonia y yo me quedé viendo la televisión un rato con mi sobrina Paty y su hermanita Maria, Paty llevaba una blusita de algodón ajustada al cuerpo y una minifalda que le llegaba como 3 dedos por encima de sus rodillas.

Estábamos sentados en el sillón de la sala y empecé a mirarla de reojo, sus pechos en pleno desarrollo pero ya con muy buen tamaño, sus piernas bien torneadas, y como estaba sentada a un lado de mí , como es natural su falda se le subió un poco mas de lo normal, lo que me empezó a calentar y se me empezó a poner dura la polla.

Me levanté para que no se notara mi ereccion y empecé a caminar a ver si se me bajaba, pero resulto inútil, y me tuve que salir para evitar una locura.
Ya estando afuera, eran alrededor de las 6:30 p.m. cuando vi salir a Paty con su ropa y toalla en la mano y me dijo que me encargaba a su hermanita que se había quedado dormida y que ella se iba a dar una ducha, por lo que le conteste con un si.

Les cuento que en la casa de mi cuñada el baño esta por fuera de la casa, es de esos que tienen fosa, ya que en el barrio donde vive aun no llega el sistema de alcantarillado y drenaje, por lo que la ducha se encuentra al final de la casa (al fondo).

Cuando la vi que se dirigía hacía la ducha me entró ese deseo voyeur que llevo en la sangre y empecé a buscar la manera de espiarla. Como el baño es de un material que se usa mucho por el norte de la republica, es cartón negro como acanalado, pero realmente muy frágil, obviamente tenía varios agujeritos por donde se podía apreciar el interior de la ducha.

A esa hora ya se había ocultado el sol y la oscuridad se hizo mi complice, por lo que al prender la luz de el baño Paty, se detectan con facilidad esos orificios en la pared y por lo oscuro de la noche es muy difícil que te vean de adentro hacia fuera del baño.

Entonces aproveché la ocasión que los niños jugaban justo de el otro lado de la casa y me dispuse a espiarla. Llegué con mucho cuidado para no hacer ruido con mis pisadas y escogí el agujero mas grande que había en la pared para poder apreciar todo los movimientos de Paty, cuando de repente veo que se abre la cortina de baño y era ella.

Dejó su ropa limpia en un mueble alto de madera que tienen para eso, colgó la toalla en el perchero y cerro la cortina. Yo nunca había visto a Paty desnuda, era la primera vez que la espiaba, no negando que desde tiempo atrás la deseaba mirar, pero no se había presentado la oportunidad… ya en la ducha mi sobrina se quito una goma que llevaba sujetandole el pelo…
tiene el pelo lacio, largo y negro que le llega debajo de los hombros,

se empezó a subir la blusita de algodón hasta quitársela por arriba, dejándome ver sus tetitas cubiertas aun con su pequeño sujetador de color crema, con encaje, después de eso se empezó a desabrochar la minifalda hasta que se la quito, dejándola caer y se quedó con las braguitas, se quedó un rato contemplándose en el espejo, para luego desabrocharse el sostén, yo ya estaba desesperado por mirar esas tetinas, hasta que al fin dejo caer la prenda y saltaron un par de senos que eran de color blanco con un pequeñísimo pezon rosado de esos que casi no tienen aureola.

Yo para este momento ya tenía mi ereccion a todo lo que daba, cuando Paty se agacho un poco y se empezó a bajar las bragas, que también eran de color crema y hacían juego con el sujetador, en ese momento en el que quedó completamente desnuda, mi cuerpo empezó a temblar de un placer desconocido…

al mirar aquellas nalgas tan finitas y tiernas, ese culo de adolescente y la cintura delgada que se antojaba devorar.
Ya lo único que me faltaba ver, era ese preciado premio que es su coñito, pero por la posición en que estaba, no lo podía apreciar, pero en un momento dado, se giró, quedando justamente su coñito frente a el agujero, es decir, en frente de mi vista…

Es algo indescriptible, pero voy a intentar pasarlo de mi mente a mi relato, su vagina es pequeña, bueno para su edad, se le notaban los dos labios rosaditos ya que aun no le crece todavía muy bien el bello púbico y se le transparenta, esa escasez de pelos, no deja nada a la imaginación y hace que su triángulo se vea de maravilla.

Yo ya para este momento me había sacado la polla y me disponía a masturbarme, sin perder ni un solo movimiento de Paty, cuando ya se terminó de quitar su ultima prenda, se dio la vuelta nuevamente y se agacho para alcanzar la manguera de la ducha, con la que empezó a echarse el agua.

Se curvó hacia adelante para mojarse el cabello, se agacho tanto que me puso su culito a casi unos centímetros de mi vista, yo viendo eso, pegué mi nariz al orificio de la pared, por si me daba el aroma y respire profundo…

— aahhhhhgggg, ese aroma que respire, es lo mas hermoso, es como entre orina, perfume de rosas y culo.

Me puse a mil en mi masturbacion y decidí bajarle un poco porque me iba a correr y deseaba que durara mas mi paja. Después de ese espectáculo siguieron las enjabonadas que se dio Paty, sus pezoncitos se pusieron aun mas de punta con el roce de el agua y el jabón, sus nalgas y su coño, con la espuma se veían de lo mas sensual y ella con aquella calma…

echándose agua y mas agua y yo desesperado por que terminara de bañarse, porque no tardaban en llegar mi esposa y mis cuñadas, hasta que no aguante mas y me corri, con una gran cantidad de semen, que manche una buena parte de la pared de el baño, y así sin limpiarme ni nada, me subí los pantalones y me dispuse a observar cuando se estaba secando.

Se puso crema en la cara y en sus pechos nada más y empezó a buscar su ropa limpia, se puso primero una braguita de color azul claro, después el sujetador tambien azul, y se coloco la toalla, para después salir hacia la casa y terminar de cambiarse adentro.

Cuando escuche que estaba a punto de salir del baño, Sali corriendo antes que ella, corri a la casa, y me puse a ver la televisión, disimulando todo lo que a escasos segundos había presenciado. Ella entró tapada con la toalla y me dijo que si no había tenido problemas con su hermana y yo le conteste que no, que había permanecido dormida todo ese tiempo.

Después se metió a su cuarto y como no llegaban mis cuñadas y mi esposa me fui corriendo al baño para buscar las braguitas de Paty. Directamente me fui al cesto de ropa sucia y las encontré, las olí y me volvió nuevamente aquel aroma que había presenciado anteriormente, cuando la estaba espiando y no soporte más y me volví a hacer una paja, hasta que me corri en sus braguitas, y las deje, todas mojadas con mi semen, en el cesto nuevamente para que nadie sospechara.

Como a los diez minutos llegaron mis cuñadas, mi mujer y mi suegra, contándome como había estado la misa y no se que mas cosas que ni recuerdo por haber estado tan caliente esa tarde, cenamos todos en familia y nos dispusimos a partir a nuestra casa, despidiéndonos de todos.

Al llegar a casa me di un baño y me acosté con mi esposa, empezamos a calentarnos y la folle con intensidad, pero mi pensamiento aun estaba con mi Sobrina, en fin esa follada fue a la salud de Paty.

Y es todo mi relato por ahora, ya les contare los otros que tenia programados, espero que les guste amigos, hasta pronto.

womanpenelope.es