De regreso a casa



De regreso a casa

Un viernes después del trabajo, fui a un pub donde nos reuníamos los amigos. Era el inicio del fin de semana, llegaba el momento de desconectar hasta el lunes. Como siempre tomamos unas copas y empezamos a reír contando anécdotas que habían acontecido a lo largo de la semana, cosas sin importancia pero nos daban pie para hacer bromas, a ver quién soltaba la tontería más grande.


Y así pasábamos las horas, claro que bebíamos y tomábamos patatas chips y algunos frutos secos, porque allí no había cocina. Algunas veces encargábamos bocadillos o pizzas de algún takeawey pero ese día pedimos unas aceitunas y poco más.


El caso es que lo estábamos pasando bien, bailábamos y nos reímos hasta que ya era la hora de regresar a casa. Eran cerca de las doce de la noche y después de todo el día fuera, estaba cansada y me despedí y fui a buscar mi coche. Tenía unos quince minutos para conducir por delante.


Vivíamos a las afuera del pueblo y por la carretera a esas horas no pasaba nadie, era una noche oscura. Puse música de la radio y iba cantando, contenta porque lo había pasado bien. Conducía despacio por las curvas que habían en aquella carretera estrecha.


No se porque, pero tenía calor, instintivamente me llevé la mano derecha a mi coño, el tanga se me había metido entre los labios y me presionaba. Estaba incómoda y me fui a sacar el tanga, al tocarme, me di cuenta que tenía las mallas mojadas. Me palpé, tocándome y no entendía, pero sin darme cuenta no paraba de acariciarme los labios, pronto me di cuenta que estaban hinchados.


Me estaba poniendo cachonda y pensaba…..


– en cuanto llegue a casa me voy a hacer una paja.


Seguía conduciendo con la mano izquierda puesta en el volante y con la derecha, empecé a tocarme los pechos por debajo de la camiseta blanca que llevaba. Mmmmm tenía los pezones duros, empecé a pellizcarlos y me iba poniendo más cachonda.


Al rato bajé mi mano y seguí acariciándome el coño por encima de la ropa, por momentos me mojaba más. Me recosté un poco en el asiento y abrí lo que pude las piernas para no apartar los pies de los pedales del coche y seguí pasando los dedos por los labios y el clítoris, uff que cosquilleo más bueno, sin pensar metí la mano por debajo de la malla y seguía tocándome por encima del tanga.


Que mojada estaba, que sensación, que gusto. Por mi cabeza pasaba la imagen de mi coño y me ponía aún más cachonda. Lo imaginaba mojado con mis jugos suaves, abierto, mi clítoris estaba a flor de piel.


Y volví a sacar la mano por si acaso tenía que poner las dos manos al volante, pero mi coño seguía pidiendo guerra y bajé de nuevo la mano y seguí haciéndome cosquillas en el coño por encima de la ropa y con el dedo empujaba la ropa, y sin darme cuenta tenía un dedo dentro de la vagina, me rascaba un poco el interior por el encaje del tanga, pero me gustaba, era una sensación distinta a lo que estaba acostumbrada .

Metía el dedo y lo sacaba, movía en círculo mis dedos alrededor del clítoris y volvía a meterme el dedo dentro de la vagina, el cosquilleo era más intenso y un calor tremendo dentro.


Notaba el calor en las mejillas y hasta las orejas tenía calientes, fui acelerando los movimientos sin ser consciente de que iba conduciendo. Mi pensamiento estaba en mi coño caliente, y sin dejar de tocarme, y de pronto noté un estallido, como una fuerte sacudida y flojedad en las piernas que tuve que levantar el pie del acelerador.


Cuando reaccione, que fue casi al instante, me sonrojé de pensar en lo que había hecho. Me saqué el tanga y la malla de dentro de la vagina, levantado un poco el culo para poder sacar la ropa de dentro, estaba totalmente mojada, después pensando sonreía de los minutos tan placenteros que había pasado, incluso me olía el dedo y si, olía a mi flujo suave.

Cuando llegué a casa, dejé el coche en el garaje y al salir me di cuenta de que había mojado hasta el asiento. Pensé…. mañana tendré que limpiarlo.


Penelope2020

Visita nuestra web. www.womanpenelope.es

Publicado por

womanpenelope

Soy Penelope Este Blog o pagina Web, la desarrolle para ayudar y asesorar a todas aquellas Mujeres maltratadas Física y Psicológicamente y, como también a aquellas otras, que por su educación, cultura e incluso parejas, hayan perdido la chispa del deseo, quieran aprender más, nuevas experiencias, e incluso preguntas dentro de la Sexualidad. En esta pagina, quiero poner mi granito de arena a una Educación Sexual sin tabús, y abierta dentro de la normalidad actual de esta sociedad. Todos los relatos que se publican, son totalmente basados en la realidad, casos de Mujeres y parejas, que quieren compartir con todos, sus experiencias, así como, apuntes reales de pacientes y personas que he estado asesorando. Entre mi equipo de colaboradores, tengo desde Psicólogos, Sociólogos expertos en Sexualidad, Neurólogos y otros profesionales especializados en la Sexualidad con muchos años de experiencia y que conociendo esta plataforma, han decidido colaborar activamente en soluciones y ayudas a estas personas que no pueden acceder a gabinetes especializados. Os animo a que me visitéis y sobre todo, estaré encantada en responder a vuestras dudas o que alguno de los colaboradores, puedan daros respuestas concisas. penelope.estudios@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s