Violacion

Una empresa inglesa aprobó un proyecto muy atractivo para nuestra oficina.

Para celebrarlo nos invitaron a una cena en un restaurante de la capital, continuo la fiesta en el bar del hotel donde nos hospedábamos.

Entre copa y copa de champán, una y otra botella, estábamos felices alargándose la fiesta.

Yo hablaba con uno de los ejecutivos de la empresa inglesa y cuando mire a mi alrededor, vi que mis compañeros habían desaparecido. Mire la hora, eran cerca de las dos de la madrugada.

Rápidamente me despedí y me dispuse a coger el ascensor que me llevaría a la planta donde estaba mi habitación.

Mi sorpresa fue cuando llegué a la puerta estaba esperándome el ejecutivo al que acababa de dejar en el bar del hotel.

Me pregunté … “cómo ha llegado hasta aquí antes que yo?”, mi cabeza no estaba para pensar.

Abrí la puerta y no se como el ejecutivo estaba dentro de la habitación desnudándome a la vez que me besaba por todo el cuerpo.

Mi cabeza aturdida, aún no sé que pasó pero el caso es que debí cerrar los ojos y me deje llevar.

Cuando reaccione abrí los ojos y vi que el estaba desnudo, yo tumbada en la cama y el queriendo meter la polla en la boca.

Le aparte diciéndole que no, y él seguía insistiendo.

Intenté levantarme y me daba vueltas la cabeza. 

Por unos momentos fui consciente y me fijé en él, estaba desnudó junto a mi, su polla era gorda y no muy larga, pero quería metérmela .

Yo continuaba negándome y apartándole.

De pronto bajo su cabeza hasta mi coño, metiendose entre mis muslos y empezó a chuparme con fuerza, me empezó a gustar y me rendí ante su lengua, abrí piernas y siguió comiéndome, se movía con rapidez, metía y sacaba la lengua de mi vagina a una rapidez que no podía negarme.

Empecé a gotear y ya me entregue.

Le cogí y le tumbe sobre la cama, me puse encima y metí su polla entera de una vez. Me movía como una loca, cabalgando al galope. Me gustaba y después de 5 meses de abstinencia no podía parar. 

En un momento dado él se movió y sacó la polla y me note tan mojada como no recordaba. Entonces me dio la vuelta, me agarro de las caderas y levantó mi culo para meter su polla, yo me negué y empezó a darme golpes en las nalgas con su mano.

Nunca antes me habían dado cachetes en el culo y me gusto, me gusto y mucho, quería que pegara más, y explote, me corri de forma brutal sin poder controlarlo.

El no paro y según estaba agachada con el culo hacia arriba, me metió la polla por la vagina moviéndose sin parar.

No se que me pasaba pero no quería que acabara y le pedía más. La metía con fuerza, muy fuerte y me empujaba de tal forma que movía todo mi cuerpo, mis pechos iban de un lado a otro y notaba como volvía a estar húmeda y crecía mi deseo. 

Me levanto y me sentó encima de el tocador, coloco mis piernas sobre sus hombros y volvió a meter aquella polla gruesa. Me temblaba todo. El seguía moviéndose con fuerza y notaba sus huevos como me golpeaban las nalgas, y volví a explotar, al oír mis gritos se corrió él también. 

Saco la polla y me hizo chupar todo su semen. Me obligo y no me dejaba, sujetaba mi cabeza con fuerza sin poder hacer nada, teniendo que tragarme todo su líquido hasta la última gota y entonces me soltó.

Fui al baño para darme una ducha, me sentía sucia. Me vestí y mire reloj, solo había pasado 20 minutos desde que había subido a la habitación, me parecía habían pasado horas entonces fue cuando tuve algo de lucidez.

Al salir del baño le di una bofetada todo lo fuerte que pude y le grite que saliera de mi habitación .

Me tumbé en la cama y estuve recordando todo. Había cosas que recordaba que me gustaron y otras que me enfadaban.

A la mañana siguiente me desperté vestida, me había quedado dormida sin darme cuenta.

Baje a desayunar al restaurante del hotel donde estaban mis colegas, teníamos que darnos prisa o llegaríamos tarde al aeropuerto.

Nunca mas volví a ver aquel hombre.

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.wordpress.com

Anuncios

Ejercicio único

Sussan es una chica con un alto cargo en una compañía de comunicación, está acostumbrada a dirigir todo y esto lo ha llevado al terreno personal.

Su pareja es sumisa y acepta todo lo que le propone pero necesitan innovar en su relación.

Sussan visitó a un especialista para que le aconsejara que podía hacer para que su pareja se implicara.

Te propongo un juego …. en el que folles con un hombre y dejes que tu pareja participe  después me cuentas todo.

Lo que has sentido, donde mirabas, en que te fijabas, en fin todo con detalle incluyendo el escenario , ropas, etc…. 

Sussan aceptó el reto y lo propuso a su chica

Anoche hice caso, hable con mi pareja y propuse compartir ejercicio con hombre.

Busque a un chico en páginas de contactos, hice una selección y elegí a un universitario. Con un físico que me atraía y con buena educación.

Le invitamos a nuestra casa y tomamos un par de vinos para conocernos un poco mejor y poner reglas.

Cuando el ambiente estaba caldeado y cachondos con la conversación, le llevamos al dormitorio.

las dos nos desnudamos y le desnudamos a el, se puso en medio de las dos y jugo con nosotras, con tocamientos.

A una y a la otra nos tocaba los pechos y los coños. Mi pareja me miraba y viendo mi excitación, se implicó más en el juego.

Empezó a acariciarme también, a mi pareja no le gustan las pollas, así que seguía dedicándome sus caricias.

El chico jugaba conmigo y mi pareja también, yo estaba en el limbo. Manos por todas partes, cada vez más cachonda, mi piel estaba electrizada y un sin fin de sensaciones que me gustaban.

Me tumbaron en la cama y el me chupaba el coño y ella mordisqueaba y chupaba los pechos.

Ella se puso en posición de perrito sobre mi, poniendo su coño a la altura de mi boca, empecé a chuparle la vagina.

Después ella se tumbó en la cama y fui yo la que se puso a cuatro patas sobre ella. El estando de pie metió su polla en mi vagina por detrás, agarrándome las caderas.

Notaba su excitación, empujaba con fuerza hasta el fondo. Sus gemidos decían que estaba disfrutando mucho, mientras mi pareja me chupaba el coño y yo a ella, estuvimos un buen rato en esa posición.

Un grito de él y sacó la polla y se corrió sobre mi culo, al oír los gemidos de él, las dos empezamos a gemir y estallamos

Fue un disfrute único.

Después nos lavamos y el chico se despidió y se marchó. Nosotras después de vestirnos hablamos de la experiencia, nos gusto mucho este ejercicio. Como no se nos había ocurrido antes.

Ella propuso y pidió que teníamos que repetirlo otra vez, nos gusto mucho, ella se puso muy cachonda, como nunca, viendo como yo disfrutaba y lo pasó muy bien.

Fue una experiencia muy buena, nos gusta este ejercicio y Nadie, nunca nos había dicho esto. 

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.wordpress.com

Entrega y deseo

Conocí a un chico, unos doce años mayor que yo.

Trabajaba como cajera en un restaurante donde él era asiduo, cenaba todos los días allí, antes de ir a trabajar.

Él trabajaba en una discoteca de moda, donde era el jefe de personal.

Entablamos amistad y me invitó varias veces a visitarle cuando terminaba mi jornada laboral.

Una noche fuimos a su casa.

Pasamos directamente al dormitorio, íbamos a lo que íbamos, me desnudé y tumbé en la cama, mientras él iba al baño, cuando regresó ya se había desnudado.

Era un chico alto y delgado, resaltaba su polla erecta y depilada. Entonces no era muy normal que un chico se depilara, por lo menos de donde yo soy.

Se metió en la cama y empezamos a tocarnos, nos tocamos cada centímetro de nuestro cuerpo, me estrujaba los pechos y los lamía , mis pezones duros y sensibles con su lengua erizaba toda mi piel,

seguía con sus manos hasta llegar a tocarme el coño, metía sus dedos y los sacaba con suavidad.

Para entonces mi coño estaba goteando y mis labios hinchados, a la vez, yo recorría mis manos por todo su cuerpo y al llegar a su polla, note como su deseo aumentaba, le hice un masaje, subía y bajaba mi mano derecha con rapidez, le sobresalían las venas de su polla, al rato noté que le salía un líquido, me empape la mano y seguí con el magreo, mi mano se deslizaba con más rapidez. Notaba como palpitaciones en mi coño, era un verdadero placer y seguimos un buen rato haciéndonos pajillas el uno al otro.

Llegó un momento, que estaba eufórica, notaba mis mejillas ardiendo, deseaba su polla, necesitaba sentirla dentro de mi.

En un momento dado, se apartó y cuando volvió al ataque, acercó su mano a mi coño y noté algo duro y frío dentro de mi vagina, yo esperaba su polla y me encontré con aquello, era un vibrador.

Me lo metía y sacaba con rapidez, yo me quedé cortada porque no me lo esperaba, pero no dije nada y deje que me masturbara con aquello.

Lo cierto es que nunca había tenido una experiencia igual, así que me puse un poco tirante y mi deseo bajo, no conseguí relajarme hasta que lo saco.

Después empezó a acariciarme de nuevo muy despacio y conseguí volverme a relajar, me puse cachonda de nuevo. Él metía sus dedos en mi coño, se oía un ruidito de mojado, con el roce de sus dedos y mi vagina cuando los sacaba y metía.

Yo estaba concentrada en el placer que me estaba dando la paja que me estaba haciendo, en un momento dado se puso sobre mi y por fin note la polla que tanto deseaba.

Me estuvo follando un buen rato, lo disfrutaba pero necesitaba correrme y le empuje despacio para que se tumbara en la cama y me puse sobre el, sentada sobre su polla.

Era una pasada, rozaba el clitoris sobre su polla suave, sin un solo pelo que me molestara, me empecé a mover con rapidez, a la vez que me estimulaba con los dedos el clitoris, metí y saqué su polla de mi coño.

Estaba a punto y me apoye en su pecho, levantando mi culo para sacar su polla hasta el límite y después empujar con fuerza hasta metérmela entera.

Un último empujón y fue tal la explosión que grité como nunca, me dejó descansar unos segundos y me pidió me moviera, le faltaba un poco, así que seguí metiéndome su polla con fuerza.

Empezó a gemir diciendo que ya venía, yo seguí cabalgando sobre su polla y de pronto me cogió de las caderas y me levantó, sacando su polla y soltando todo su semen.

Me tumbé junto a él y cuando recobramos el aliento, nos dimos una ducha y regresamos a la cama y nos dormimos agarrados, en plan cucharita.

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.wordpress.com

Nosotros y una desconocida

Cuando tenia entre veinticinco y treinta años, estaba un poco loca, no pensaba en nada, solo en divertirme.

Cuando veía a un hombre, si era de mi perfil, tenía que caer, o sea, me lo follaba yo solita y para mi y cuando se me pasaba las ganas lo cambiaba por otro, pero me atraía también las mujeres, me explico mejor.

En una discoteca o local de copas miraba los hombres y me imaginaba la polla que debía tener pero también miraba las tetas a las mujeres y pensaba como debían follar.

Era algo que no podía pasar inadvertido para mi. cuando le conté a mi ginecólogo lo que me pasaba, me aconsejó tener una relación de un hombre, otra mujer y yo.

Que solo la otra mujer estuviera conmigo satisfaciendo y luego cuando me corriera con la mujer, me follara al tío. y comprendería muchas cosas y así fue. hoy de tarde en tarde o cuando quiero ser infiel a mi pareja por cuestiones que te contare en otro momento, busco a una mujer y hago que me satisfaga a mi. eso me reconforta y ayuda.

Una noche de copas con mi amiga Monique y mi amigo Jack junto con otro amigo, nos fuimos a celebrar una conferencia dura e importante que habíamos tenido y de la cual nos dieron un premio por la calidad del trabajo. el caso es que llegamos al local y estábamos celebrando con champan el momento.

Entre las conversaciones que teníamos el chico que nos acompañaba, no hacía más que mirar mis bragas por lo corta que llevaba la falda, el caso es que me puse tonta, cachonda perdida y poco a poco me iba acercando a el mostrándole mi tanga abierto hacia un lado y se me veía el clitoris.

El chico estaba como una mula, se le notaba el bulto que sobresalía de su pantalón, y entre juegos y morbo, vino una chica a que Jack le firmara la carpeta del estudio. solo veía las tetas grandes y sin sujetador que tenía, eso me puso ya salida perdida, notaba mi tanta mojado y el coño hinchado.

Jack que no se le escapa nada, se dio cuenta e invito a la chica a sentarse con nosotros y que hablara de lo que mas le había gustado de la conferencia, la chica hablo de las relaciones esporádicas de chica – chica y no se porque, me vino todo de golpe un subidón tremendo. como seria, que saque el tema de lo bueno de las experiencias entre 2 chicas y un chico y entre risas y soltándonos como estábamos, le propuse después de mas de 2 horas que se viniera conmigo y el chico que nos acompañaba.

La chica también llevaba un vestido corto, no tenía reparos de enseñar una braguita transparente de encaje y bordados por los lados. 

Ya no podía mas del hinchazón que tenía mi coño y empapado que estaba, como seria que creía que estaba goteando entre mis muslos y me avergonzaba de que alguien me viera.

Visto y no visto, nos fuimos entre risas los 3. busque desesperadamente un hotel cercano y lo encontré, entramos los 3 a la habitación y sin darnos un respiro nos fuimos quitando la ropa unos a otros, las risas seguían y el morbo se cortaba con una espada.

Mandamos al chico que se lavara y ella y yo nos tumbamos en la cama y empezamos a besar nuestros cuerpos, un 69 perfecto que no dejamos agujero sin tocar, lamer y besar.

creo que nos corrimos en apenas unos minutos y cuando llego el chico, nos miro y alucinaba, pusimos unas reglas y el chico solamente me la metería a mi, pero la chica podía tocar la polla de el y el tocarnos a las dos, pero follarme solo a mi. soy muy escrupulosa y no me gusta compartir una polla.

Volvimos a tocarnos las dos de nuevo y rápidamente estábamos cachondas otra vez, hasta tal punto, que me volví a correr entre gemidos. Después la chica se puso boca arriba.

Cogí la polla del chico, le hice una mamada desesperada hasta creo que me metía sus huevos, era deliciosa, viendo que el chico de seguir así se iba a correr, me puse encima de el y empece a follarle como un formula uno, mientras obligue a la chica que me comiera las tetas y con su lengua rozara mi clitoris. Era tal la excitación que sentí que me volví a correr.

Fue maravilloso y volví a repetir con el tiempo. fue lo mas rico que he experimentado, ya me estoy poniendo cachonda y hoy me queda que me haga una paja sola con mi vibrador porque mi pareja esta cabreada por tonterías, pero bueno, esta calentura debo quitármela.

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.wordpress.com

Me volví loca

Tenía 38 años, había salido de una experiencia amorosa y me vi con fuerzas de volver a vivir y recuperar el tiempo perdido.

Todas las noches iba de fiesta, copas, amigos, viajes, todo era nuevamente nuevo para mi después de los años perdidos viviendo con un cura acomplejado y frígido (no era cura, yo lo llamo así). Y la vida era fiesta.

Chico que me entraba riéndose, alegre o con copitas, pues me lo follaba donde fuera.

Me volví loca completamente y perdí el rumbo. Creía que controlaba mi vida, pero no fue así, una noche me presentan a un tio de casi 1,90 de estatura, fuerte, rubio, ojos azules mar, con cara simpática y muy alegre.

Y al mirarle el pantalón, notaba que tenía una buena polla, no grande, pero de las llamadas buenas. Aquella noche fuimos a mi casa y mi intención era sentarnos en el salón y charlar un poquito más.

El me cogió y casi me arrastra a la habitación después de pasar por otras estancias. Me tumbo, me arranco la ropa, si como suena, me arranco la ropa y cuando llego a el tanga ya que casi nunca llevo sujetador, las rompió.

Me levanto las piernas y se desabrocho la cremallera de los jeans, saco una polla que no era como yo imaginaba, era mas grande y me la metió entera bruscamente.

Me follo durante unos pocos minutos, luego me dio la vuelta sin mediar palabra y me la metió tipo perro, empujando como si le fuera la vida y cuando estaba a punto de correrse, me volvió a dar la vuelta y me la metió en la boca, le dije que eso no, que no y que no, pero la metió y se corrió dentro de mi.

Terminamos y le recriminé la dureza de el sexo, a lo cual el, me abrazo, me dijo lo rica que estaba, lo buena que era, el cuerpazo que tenía (me regaló los oídos), y empezó a besarme, la boca, incluso bebió parte de su semen que caía por mi boca, el cuello, los hombros, las tetas, mordisqueaba mis pezones y cada vez un poco mas fuerte y mi coño empezó a gotear de gusto, y me deje llevar nuevamente.

Bajo hasta mi coño y me lo comió entero, incluyendo pasarme la lengua por el culo y se recreo, casi una hora comiendo el coño y llego el momento, fue tal la corrida que tuve que chille y eso que jamas he chillado. Fue increíble, mayúsculo y bestial.

El caso es que entre risas y chorradas, se quedo a dormir, nos quedamos los dos abrazados tipo cuchara. A la mañana siguiente, después de despertar, me dio un beso de buenos días, y empezó a besar mis tetas y pezones y al momento me estaba comiendo el coño de una manera que me corri, yo creo que fueron 2 minutos si llego. Que corrida, que corrida. Alucinada me dejo.

Durante todo el día estuve pensando en él, en lo que había experimentado y no se como, me vi viviendo con el.

Follabamos todos los días, en una silla agachada, en una mesa tumbada, en la Cama, en la encimera de la cocina, era bestial. Solo me corria con su lengua. Era un genio. Y el tiempo fue pasando, pero el sexo cada vez era mas salvaje, mas brusco.

Y llego el día, en el cual planeamos una noche de un sexo controlado, o sea, planificado. Y si, empezamos bien, pero de repente, después de chupársela bien, me dio la vuelta y me la metió por el culo.

Empece a notar un líquido , no sabía que era, pero el dolor era muy fuerte y sentía algo que tenía detrás, cuando pude mirar después de correrse y querer que se la chupara, me negué hasta que se la lavara bien y que yo lo viera, me abofeteo y me la volvió a meter.

Me dejó sin dinero, sin llaves, sin conexión sin nada. Era alguien que estaba en una cárcel. Perdí mi voluntad, mi fuerza y me convertir en una mierda.

Luego vi que era sangre lo que me había echo por su agresividad. A partir de ese momento, todo fue sexo brusco y bofetadas si no lo hacía . Cuando llegaba a casa él , tenía que ir de rodillas a recibirle, bajarle los pantalones y chupársela fuera la hora que fuera. 

Y el colmo fue, que una noche trajo a un amigo y tuve que chupársela delante de el, pero no contento con eso, me obligo a chupársela al amigo.

Se corrieron los dos y tuve que tragar todas sus corridas, las de los dos.

No era capaz de salir de allí, estaba enganchada y no era yo, no se, era un despojo hasta que llego un amigo a visitarme para y mira como sería lo que vio, que me cogió y me metió en su coche.

Durante el camino, llamo a no se quien para que cambiara la cerradura de la puerta y así conseguí deshacerme de este hombre.

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.wordpress.com

Viernes por la tarde

Hace apenas unos 3 años, cuando empecé mi relación con Mark, yo me mostraba como soy con el sexo. le pedía, le ordenaba, le exigía, y pasábamos momentos buenos, pero un día me propuso que porque no con otra mujer, por lo que me puse contenta porque ya tenía experiencia y me gustaban mucho por lo bien que me quedaba.

A él nunca le dije que ya lo había experimentado y que me gustaba. fue como un regalo a el y un sabor dulce para mi.

No podía decir a mis 3 amigas que compartíamos en ocasiones de intimidad, debía ser nueva para no meter la pata y entonces me acorde de una chica de tiempo atrás que habíamos jugado en alguna ocasión puntual y que me gusto.

Esta historia se la conté a Mark, y bueno, me puse en marcha, y con un mensaje de que tal estas, quedamos a tomar una Coca Cola, nos vimos y charlamos de tonterías. Me puse un vestido cortito, con escote y sin ropa interior. Ver su mirada y sobre todo su disposición a jugar en otro escalón.

Entre risas y complicidad por lo que paso, le dispare como era su vida actual y sexual. Note un reparo a abrirse a mi después de tantos años, pero haciéndola recordar los juegos que tuvimos se fue relajando y poco a poco, todo volvía a risas y anécdotas.

Nos despedimos y note como a escondidas me miraba y al agacharme, vi como sus ojos se clavaban en mi escote donde asomaba un pezon.

Al despedirnos, nos dimos un beso en la mejilla y quedamos en que nos mensajeriamos por movil, Y así fue, como en caliente todo esta en su sitio, por la tarde empece con mensajes de cuanto me había alegrado verla, que bien lo había pasado, y que estaba fenomenal a pesar de los años que habían pasado.

Al dia siguiente me propuse mandarla varios mensajes a distintas horas sin ser pesada para ver si respondía y de que manera.

Todo fue bien, y ya por la tarde noche, empezamos a hablar mucho mas y fui sacando el tema sexo poco a poco, pero siendo yo quien llevaba la dirección.

Ella respondía y empezó con confesiones y confesiones y decidí dejarlo para al día siguiente atacar de una vez por todas.

Al día siguiente, empece preguntándole que ropa llevaba y yo la mande una foto de la mía, pero sentada. Eso hacía que mis muslos se vieran y al torcerme de cintura para arriba como apoyada con el codo en la mesa, asomaba mas de medio pecho.

Ella me dijo que estaba muy guapa y me mando también de forma sugerente dos fotos, pero a ella se le veía o asomaba un trozo del tanga.

Seguimos hablando de tonterías y por la noche, la mande una foto de mis pechos y le pregunté que le parecían, tardo mucho en contestar y creí que había sido muy brusca, pero mi sorpresa fue cuando me mando otra igual y me reto a que fuera yo quien opinara primero.

Y así lo hice, diciéndola que tenía unos pechos preciosos, un poco caídos pero resultones y con unos pezones soberbios. Ella me contesto que los míos eran perfectos y que estaban para comérselos.

Y aquí ya empezó todo…

Al día siguiente quedamos para tomar un café por la mañana y cuando se presento venía sin sujetador y con unos jeans ajustados que no había manera de poder ponerse un tanga. Iba sin ropa interior.

Yo llevaba un vestido corto y un tanga totalmente transparente donde se veía todo de todo. nos sentamos una frente a la otra, y cruce mis piernas dejándolas un poco abiertas para que viera lo que ella deseaba.

Después del juego, fui al grano y le dije que mi pareja y yo deseábamos compartir nuestro momento con una chica y que quería que fuera ella. Pero me dejo atontada su respuesta…

Ella se prestaba si solo era para mi. Nada de hacer a mi chico. Que como mucho, mi chico le tocara el coño y las tetas, pero sin ser pesado.

Proponía que los primeros minutos fueran para nosotras dos, y que mi chico mirara y después, que yo hiciera lo que quisiera, pero a ella nada de polla porque tenía su marido y era muy feliz con el.

Y así fue, quedamos para el viernes por la tarde y allí se presento, con un vestido ajustadisimo, que creo que no la quedaba bien de tan ajustado como era, pero en fin, ella estaba a gusto con el.

Subimos a la habitación, nos lavamos las dos entre risas y cuando salimos, le mandamos a mi chico que se lavara bien.

Nos tumbamos en la cama entre risas, desnudas y estuvimos 5 minutos mirando nuestros cuerpos, me gustaba lo que veía y supongo que ella seria lo mismo.

Empezamos a besar nuestras bocas, mientras nuestras manos recorrían los cuerpos. Esta chica sabia tocar, iba a los puntos concretos y eso empezaba a ponerme cachonda.

Hice un esfuerzo y empece a pellizcar sus pezones duros y jugaba con ellos mientras bajaba mi boca y chupaba mordisqueándolos con dulzura.

Ella jugaba con dos dedos en mi coño, los movía, tocaba mi clitoris y se recreaba, y ya notaba como goteaba mi coño, me estaba haciendo llegar a la nube, mi madre que gozada, así seguimos hasta que en un perfecto 69 nos empezamos a comer todo el coño, jugaba con mi lengua, le introducía mi lengua en su coño y ella suspiraba, lo notaba, y seguimos y seguimos hasta que nos corrimos como mulas.

Al mirar a un lado, vi a Marc tocándose la polla y creo que se corrió, porque salía un liquido de su polla y la tenía totalmente mojada.

al incorporarnos ella y yo, nos fundimos en un abrazo y empezamos a tocarnos otra vez, nos faltaba y las dos queríamos mas, y nuevamente empezamos a tocarnos, pero necesitaba ahora que mi chico me comiera el coño y poniéndose de rodillas en la cama.

Empezó a comerme el coño, mientras mi amiga me mordía las tetas de una manera que no recordaba y no se que paso, pero en un minuto me volví a correr.

Ella sonrío y me dijo que ahora le tocaba a ella correrse y se me ocurrió algo, me puse de rodillas para comerla el coño y mi chico que me la metiera por detrás, ósea haciendo el perrito, fue extenuante, una experiencia gloriosa.

Y luego las dos como Mark se había portado bien y estaba aún alucinado, le tocamos la polla al mismo tiempo y yo se la chupe mientras ella la movía y con mas ritmo, hicimos que se corriera.

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.wordpress.com

Una experiencia

Estuve con un chico que se llamaba Michael, conviviendo casi un año, al principio era genial y agradable.

Un buen chico que se lo quite a una conocida, ella no sabía tratarlo, me aproveche y se quedo sin el, me lo lleve yo a casa.

Al principio en las relaciones íntimas era yo la que le follaba a él continuamente, le dominaba.

Hicimos cosas raras entre los dos, y lo pasábamos muy bien.

Cuando estábamos en el dormitorio, en la cama, desnudos, me iba derecha a chuparle la polla, no era grande, pero entraba toda en mi boca y eso me excitaba mucho, mi coño se mojaba rápidamente.

Le chupaba, lamía, metiéndome su polla hasta el fondo de mi garganta, luego cuando veía que estaba muy cachondo, hacíamos el 69 y el me comía el coño como jamas nadie me lo ha comido, con su dulce lengua recorría los labios exteriores, los interiores, abría la lengua dándome lametazos en el clitoris, metía y sacaba la lengua de mi vagina.

Primero despacio y después deprisa, tenia un don el putas ese, mientras con mi boca, le follaba la polla, cuando estaba excitado, le pasaba los dedos por el culo, y notaba como el se aceleraba y el a mi también me lo hacia, y bueno, que gusto que de vez en cuando me pasen los dedos por el culo, me pone solo de imaginar que me la van a meter (no me gusta que me la metan por el culo, lo he probado varias veces y no me gusta), pero imaginándolo, me ponía mas cachonda.

Seguimos en esa posición hasta que el se corría en mi boca. luego, miraba el reloj y le hacía que se levantara, y sentado en el suelo y yo de pie, me abría de piernas frente a él y me comía el coño desesperadamente mientras yo miraba por la ventana.

Solo pensar que alguien pudiera vernos, me ponía cachonda total, ya ves que por la ventana y el sentado en el suelo, nadie nos podía ver, pero la imaginación a veces es buena.

Me corría como una loca. Luego hacia que me limpiara para dejar el coño bien limpio y disfrutaba.

Que alguien que no fuera yo, pasarme una toallita o la ducha que te lo laven, no tiene precio. para nosotras es algo especial.

Y alguna vez mientras jugábamos, le contaba historias vividas y lo que me gustaba que me hicieran y me lo hacia y el se ponía cachondisimo y a mi me gustaba volver a recordar esas historias y solo de recordar y que me lo pase bien, hacía que los polvos fueran salvajes.

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.wordpress.com