Violacion

Una empresa inglesa aprobó un proyecto muy atractivo para nuestra oficina.

Para celebrarlo nos invitaron a una cena en un restaurante de la capital, continuo la fiesta en el bar del hotel donde nos hospedábamos.

Entre copa y copa de champán, una y otra botella, estábamos felices alargándose la fiesta.

Yo hablaba con uno de los ejecutivos de la empresa inglesa y cuando mire a mi alrededor, vi que mis compañeros habían desaparecido. Mire la hora, eran cerca de las dos de la madrugada.

Rápidamente me despedí y me dispuse a coger el ascensor que me llevaría a la planta donde estaba mi habitación.

Mi sorpresa fue cuando llegué a la puerta estaba esperándome el ejecutivo al que acababa de dejar en el bar del hotel.

Me pregunté … “cómo ha llegado hasta aquí antes que yo?”, mi cabeza no estaba para pensar.

Abrí la puerta y no se como el ejecutivo estaba dentro de la habitación desnudándome a la vez que me besaba por todo el cuerpo.

Mi cabeza aturdida, aún no sé que pasó pero el caso es que debí cerrar los ojos y me deje llevar.

Cuando reaccione abrí los ojos y vi que el estaba desnudo, yo tumbada en la cama y el queriendo meter la polla en la boca.

Le aparte diciéndole que no, y él seguía insistiendo.

Intenté levantarme y me daba vueltas la cabeza. 

Por unos momentos fui consciente y me fijé en él, estaba desnudó junto a mi, su polla era gorda y no muy larga, pero quería metérmela .

Yo continuaba negándome y apartándole.

De pronto bajo su cabeza hasta mi coño, metiendose entre mis muslos y empezó a chuparme con fuerza, me empezó a gustar y me rendí ante su lengua, abrí piernas y siguió comiéndome, se movía con rapidez, metía y sacaba la lengua de mi vagina a una rapidez que no podía negarme.

Empecé a gotear y ya me entregue.

Le cogí y le tumbe sobre la cama, me puse encima y metí su polla entera de una vez. Me movía como una loca, cabalgando al galope. Me gustaba y después de 5 meses de abstinencia no podía parar. 

En un momento dado él se movió y sacó la polla y me note tan mojada como no recordaba. Entonces me dio la vuelta, me agarro de las caderas y levantó mi culo para meter su polla, yo me negué y empezó a darme golpes en las nalgas con su mano.

Nunca antes me habían dado cachetes en el culo y me gusto, me gusto y mucho, quería que pegara más, y explote, me corri de forma brutal sin poder controlarlo.

El no paro y según estaba agachada con el culo hacia arriba, me metió la polla por la vagina moviéndose sin parar.

No se que me pasaba pero no quería que acabara y le pedía más. La metía con fuerza, muy fuerte y me empujaba de tal forma que movía todo mi cuerpo, mis pechos iban de un lado a otro y notaba como volvía a estar húmeda y crecía mi deseo. 

Me levanto y me sentó encima de el tocador, coloco mis piernas sobre sus hombros y volvió a meter aquella polla gruesa. Me temblaba todo. El seguía moviéndose con fuerza y notaba sus huevos como me golpeaban las nalgas, y volví a explotar, al oír mis gritos se corrió él también. 

Saco la polla y me hizo chupar todo su semen. Me obligo y no me dejaba, sujetaba mi cabeza con fuerza sin poder hacer nada, teniendo que tragarme todo su líquido hasta la última gota y entonces me soltó.

Fui al baño para darme una ducha, me sentía sucia. Me vestí y mire reloj, solo había pasado 20 minutos desde que había subido a la habitación, me parecía habían pasado horas entonces fue cuando tuve algo de lucidez.

Al salir del baño le di una bofetada todo lo fuerte que pude y le grite que saliera de mi habitación .

Me tumbé en la cama y estuve recordando todo. Había cosas que recordaba que me gustaron y otras que me enfadaban.

A la mañana siguiente me desperté vestida, me había quedado dormida sin darme cuenta.

Baje a desayunar al restaurante del hotel donde estaban mis colegas, teníamos que darnos prisa o llegaríamos tarde al aeropuerto.

Nunca mas volví a ver aquel hombre.

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.wordpress.com

Anuncios

Mi amiga Katia

Tenía una Amiga de muchos años, ella era bisexual reconocida,  vivía fuera, y aprovechando que tuve que viajar, quede con ella, y al llegar a su Ciudad, había un temporal de esos terribles, con lluvia, viento y frío .

La llamé porque habíamos quedado en que me recogía en Coche en el Aeropuerto, y me dijo que le daba miedo salir con el Coche con la tormenta, que cogiera un Taxi y que fuera a su Casa. Y así fue.

Al llegar a su domicilio, me baje del Taxi y llamé al Portero Automático, me abrió sin contestar y subí. Vivía en un Atico impresionante, que había sido de el Marido, y al separarse, ella eligió esa vivienda.

Al llegar a la planta 17, estaba la puerta medio abierta, entre y estuve llamándola, y contesto que estaba en la habitación, que pasara y llevara el equipaje a la habitación pequeña, y eso hice. 

Dejé el equipaje y me puse a buscarla, no es que fuera grande su vivienda, porque casi todo eran espacios abiertos, la encontré en el baño secándose de haber salido de la ducha, nos besamos para saludarnos y fui a prepararme un Cafe de una Cafetera de cápsulas que tenía en la cocina , y la deje que terminara a su aire.

Entendí un cigarro y bebía el Cafe mirando por esos ventanales tan gigantescos, desde donde se podía ver el Mar, un día de perros, horrible, el aire sonaba, se veía el Mar con olas grandes y apenas había gente en la calle.

Salió envuelta en una Camiseta blanca, y se preparo un Cafe, fumamos los dos, y me comento si no me importaba que nos quedáramos en Casa porque con el tiempo que hacia, daba miedo salir. Y eso hicimos.

Se puso a preparar comida de cosas que tenía en el Congelador, y me fui a darme una ducha y ponerme cómodo. Al salir de el baño, llevaba puesto un pantalón de pijama y una Camiseta. Katia ya tenía todo preparado, la Mesa, una botella de Vino y en el Microondas lo del Congelador.

Mientras esperaba sentado en la barra que separaba la Cocina del Salón, podía verla cuando se agachaba el culo, el coño y sus tetas se movían desafiantes a la ley de la gravedad. Eran como campanas. Y se que lo hacia aposta, sabía que intentaba jugar conmigo con sus posturas, todas estudiadas, pero me gustaba, y le seguía el juego.

Llego un momento, en el cual, creo que fue ella quien dejo caer su Copa al suelo, ella decía que se le había escurrido, pero sus ojos decían otra cosa, el caso es que se agacho para recoger los cristales que había por el suelo, y podía ver, un coño abierto, rosado y a cada movimiento, se abría o cerraba.

Me levanté y Katia estaba de espaldas emplatando la comida del microondas, y sin dar la sensación de que lo hacia a propósito, le rozaba con mi polla su culo, intentando coger de un armario otra Copa.Ella intentaba apretar su culo para sentirla, pero jugué con ella.

Como la tenía dura, sabía que tenía que agacharse para recoger unas bolsas, así que al sentarme de nuevo en la banqueta, dejé mi polla al descubierto por la rendija de el pantalón del pijama, ella había jugado conmigo, ahora me tocaba a mi.

Y así fue, pero esta vez, ella decía que si estaba dura, se fijaba y no aguanto el juego, así que, la dije que viniera hacia mi polla a gatas y que una vez hubiera llegado, la diría que tenía que hacer, era un castigo porque había roto una Copa, y así lo hizo, era un juego, y ella quería participar en esta partida. A gatas llego hasta mi polla, me bajé el pantalón y cogiéndola por la cabeza la llevé para que me la chupara, mientras yo seguía sentado.

Chupaba despacio, saboreando mi polla como si fuera un helado, mientras yo bebía sorbos de Vino, y cuando iba a ir más deprisa, la sujetaba para que fuera lenta, poco a poco y despacio. Así estuvo cerca de 15 minutos, o eso me lo pareció, y en ese momento, la dije que tal como estaba, con la mano izquierda mientras chupaba mi polla moviera con la mano lentamente, y con la mano derecha, que se hiciera una paja. 

Y obediente, hizo todo tal como la decía y cuando empezó a gemir, porque estaba cachonda, me levante y la lleve al Salón donde la tumbé de espaldas sobre la mesa, abrí sus piernas viendo su coño, y sin pestañear le metí  mi polla dentro de su coño.

Estaba jugoso y tembloroso, estuve apretando fuerte, mientras obligaba a que ella con su mano se masajeara su coño, sacaba mi polla, la pasaba por su clítoris, rozaba su culo y volvía a meterla, y el juego seguía, ella estaba super cachonda y me pedía que la follara fuerte y deprisa, he intentaba alargarlo más, y entonces se corrio, con gritos e intentaba que me moviera mas deprisa, levanté aún más sus piernas y las junté, y empecé a moverme más deprisa, cuando volví a sentir que volvía a estar cachonda nuevamente.

Le abrí las piernas, y mientras mi polla estaba dentro, le metí un dedo por la parte de arriba, para rozar su clítoris, y mis movimientos se hicieron más lentos, pero a cada empujón, ella gemía, y seguía y seguía, hasta que volvió a correrse.

En ese momento yo no podía más, necesitaba estallar. Mi polla estaba roja de excitación, levante a Katia de la mesa e hice que me chupara la polla hasta el fondo de su garganta, la guiaba con la cabeza, y ella cogía mis dedos y se los metía en la boca junto con la polla, iba deprisa, no podía aguantar más, noté una explosión y me corri, saque los dedos de su boca pero ella seguía chupandome la polla, no paraba, me succionaba como si no hubiera un mañana, notaba que mis piernas temblaban, y no se apartaba.

De pronto se levantó y se puso agachada para que le pasara la polla por el culo mientras ella se volvía a hacer otra paja y así rozando su culo, metiendose un dedo notaba como su agujero empezaba a dilatar, yo estaba de nuevo con la polla dura y con mi mano se la acercaba y así con el roce de mi polla se volvió a correr y a los segundos yo. Todo el semen caía por su culo llegando a su coño.

Después fuimos a ducharnos, nos encontramos en la cocina para comer los platos que había preparado.

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.jimdosite.com

No conocía un sitio así

Relato erotico

Mark me propuso ir a un club de parejas, yo no había estado nunca y lo cierto es que tenía curiosidad por saber y conocer uno. Así que un viernes por la tarde noche quedamos que iríamos a uno que había cerca de donde vivíamos .

Me puse un vestido negro ajustado, un tanga y zapatos de salón, Marc un pantalón azul marino tipo chino y una camisa azul con rallas verticales. Por el camino Mark me iba poniendo en antecedentes de lo que podría encontrarme.

Aparcamos en la puerta del local y me pidió me quitara el tanga, yo muy obediente, me las quité y las dejé en la guantera del coche. Nos dirigimos a la puerta principal….

habían cámaras y tenías que tocar a un timbre. Pasaron apenas unos segundos y nos abrió una chica rubia, con el pelo largo y una gran sonrisa, llevaba un vestido suelto blanco, escotado y sin mangas.

La chica muy amablemente nos invitó a que la acompañáramos para enseñarnos las diferentes estancias del local…. zona jacuzzi, vestuarios, sala oscura, sala sado, etc.. La Luz era de colores e indirecta.

Después pasamos a la zona de bar donde tomamos un par de ron con cola, nos sentamos en una esquina de la barra para poder ver bien la gente y charlamos del ambiente, me sentía cómoda, cruce mis piernas y Mark miraba mi coño, con lo corto del vestido se veía claramente.

La gente se movía por todas partes con poca ropa, otros iban con albornoces blancos y entablaban conversación con desconocidos, las pantallas de televisión con pelis porno, todo aquello hizo que me subiera la adrenalina.

Me notaba mojada y se lo hice saber a Mark, él disimulaba su abultado del pantalón. Tomamos otra copa y fui al baño… las miradas eran penetrantes. Mark no me quitaba ojo y estuvo pendiente de cuando saliera, acompañándome con la vista hasta que estuve de nuevo a su lado.

Me senté de nuevo y comentábamos las escenas de la película que estaban poniendo, puso su mano sobre mis muslos y con disimulo, metía un dedo en mi coño, el momento me puso muy cachonda. El sentirme observada. Mis pezones empujaban el vestido y mi coño palpitaba con ganas de que la polla de Mark lo penetrara.

Acabamos las copas y nos marchamos, ya en el coche empecé a tocarle la polla por encima del pantalón. Arrancó el coche y emprendimos el viaje de vuelta a casa. Hablamos de lo cachondos que nos habíamos puesto mientras no dejaba de restregarle el bulto.

Me subí el vestido dejando asomar el coño, me abrí de piernas poniéndome un poco de lado para que Mark viera lo que le esperaba. Le desabroche el pantalón y metí mi mano, sacando su polla aprisionada.

Me incliné metiéndome la en la boca, estaba caliente y asomaban esas gotitas de excitación. Jugué un poco con su polla hasta que me di cuenta de que si no paraba, se iba a correr.

Por fin llegamos a casa, subimos con el ascensor tocándonos y rozando nuestras lenguas. Mark abrió la puerta y entramos, allí mismo le bajé la cremallera de su pantalón y lo bajé, me arrodillé y le ayude a quitárselo, al mismo tiempo que metí su polla en mi boca.

Con la mano me tocaba el coño con rapidez, estaba empapada, Mark me cogió de los brazos y me levantó, llevándome al salón, hizo que me apoyara en la mesa de espaldas a él, levantó mi vestido y metió su polla en mi coño de una sola vez.

Empezó a moverse con rapidez, con golpes secos asegurándose de que llegara al final de mi vagina, estábamos tan excitados… ahora empujaba con más fuerza, su líquido se mezclaba con el mío. Nuestros gemidos eran uno, yo me inclinaba aún más y empecé a estimularme el clitoris, estaba a punto, salía humo de mi coño, no podía aguantar, le pedí que no parara, que me diera más, más, massss.

Estallé apoyando la cabeza sobre la mesa, mientras Mark seguía con su embiste, le dije que me diera su semen, que inundara mi coño, quería notar su calor, notaba sus temblores, sus jadeos más continuos, de pronto noté como se ponía rígido, dio dos empujones más y sentí como su líquido salía de mi coño recorriendo mis muslos, fue una explosión, una corrida apoteósica. 

Permaneció con su polla dentro de mi coño durante un par de minutos, apoyando su cabeza en mi espalda sin soltar mis caderas con sus manos, hasta que noté como su polla iba perdiendo su tamaño y ya la sacó y fuimos a darnos una ducha para relajarnos.

Después nos pusimos unas camisetas y tomamos un par de cervezas sentados en el sofá, repasando las impresiones que teníamos de lo acontecido y la experiencia vivida.

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.jimdosite.com

Fueron las burbujas

Mark y yo tuvimos una Reunión de trabajo, llegamos a un restaurante donde nos habían citado. Nos estaban esperando, hablamos del proyecto en un reservado y después pasamos a cenar con nuestros clientes, habíamos cerrado el acuerdo y lo celebramos.

Nada más sentarnos en la mesa abrieron una botella de champán, antes de terminarla otra yyyyy una tercera , jajaja tocamos a una botella por cabeza menos mal que nos pusieron aperitivos suculentos en el centro de la mesa.

La cena transcurrió muy desenfadada….

Las burbujas se nos subieron a la cabeza , y ya por fin nos despedimos de los clientes y nos dirijamos a casa. Cuando llegamos fuimos directos a la ducha, nos envolvimos con unas toallas y fuimos al salón.

Hablamos un poco del proyecto que habíamos cerrado y de cómo había transcurrido la noche. Tenía calor y me desprendí de la toalla, la conversación cambio de tercio mirando nuestros cuerpos, el caso es que nos pusimos cachondos.

Me abrí de piernas, recostándome en el sofá y empecé a tocarme el coño, acariciaba mis labios y me metía un dedo después otro moviéndolo, Mark me miraba y me decía…

Me estás poniendo, tienes el coño mojado, te voy a comer toda…

Yo seguí masturbándome delante de él, su polla fue creciendo y su mirada estaba expectante, esperando cuál sería el siguiente paso. Me levanté y me puse frente a él, le cogí la mano derecha y la llevé a mi coño.

No hizo falta decir nada, metió su dedo índice en mi coño y empezó a moverlo, resbalaba en mi vagina, entraba y salía con suavidad. Le dejé jugar un poco, metió otro dedo, el calor recorría todo mi cuerpo.

Al cabo de un rato le cogí la mano y lo llevé al dormitorio, hice que se tumbara en la cama y me puse de rodillas a la altura de su cabeza para que me chupara el coño y él empezó a comerme, metía la lengua, mordía mis labios, el clítoris…. ufff era un maestro con su lengua, yo gemía, apoyando mis manos para no caer sobre él.

Me iba a correr pero quise aguantar, me di la vuelta en la postura del sesenta y nueve, me metí su polla en la boca con desesperación, lamía, succionaba. Su polla goteaba el líquido pre corrida, estaba muy dura y lista. nos dejamos caer de lado en la misma postura siguiendo con el juego de comernos.

estábamos extasiados nos comimos con desesperación, le dejé tumbado y empecé a comer su polla mientras le hacía una paja al mismo tiempo, sus gemidos se aceleraban y al poco se corrió con una fuerte sacudida .

Mi deseo crecía, me tumbé y me abrí de piernas, estrujaba mis pechos esperando que Mark recuperara el aliento y saciara mi deseo comiéndome el coño, metió su lengua recorriendo el coño yo ardía, estaba acelerada.

Metí un dedo en mi coño mientras el seguía con su lengua recorriendo cada rincón, Levante las piernas y el llevó su lengua cerca de mi ano, él paciente seguía lamiendo de arriba abajo con el afán de hacerme sentir.

Ya estaba sudorosa , me ardía la sangre, se paró en el clítoris succionándolo con intensidad, el placer era máximo y por fin llegó una corrida majestuosa, me dejó temblando y sin apenas poder moverme hasta pasados unos minutos. 

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.jimdosite.com

Adiccion

Una amiga nos cuenta cómo se engancho al sexo

Mi primera experiencia sexual fue a los 14 años con un primo de mi familia que tenia 50 años, me enseño lo que era un pene y lo tenia descomunalmente grande.

Se bajo los pantalones y lo puso en mi mano y me dijo que lo tocara y me gusto, acercó su mano para meterla por debajo de mi vestido y me toco la vagina, me quede quieta sin saber que hacer, note cosas especiales, increíbles y me gustaba, después me pidió que le chupara la polla y no quise, pero me cogió para que me acercara y me la metió en la boca, me daba asco, pero poco a poco me empezó a gustar y siempre que podía chupaba ese miembro dulce y maravilloso.

Después de varios meses de tocarle y masturbarle, un día me la metió. Me hizo mucho daño, sangre un poco, pero a medida que continuaba metiéndome aquella enorme polla, me gustaba y quería mas.

A partir de ese momento, le buscaba todos los días y quería mas. llegamos a mantener relaciones hasta 2 y 3 veces al dia. Pero pasaba el tiempo, y el tenia mucha mas edad que yo y ya no tenia fuerza y no se le levantaba como antes, ya no era lo mismo, tenia que ayudarle a meterla en mi coño con la mano y no estaba tan dura como antes. Y a partir de ese momento buscaba hombres con miembros grandes, necesitaba sentir ese dolor y al mismo tiempo placer y así me enganche al sexo de pollas grandes

Recuerdo en una ocasión que llevando un tiempo con mi primo, cada vez me gustaba más el sexo, disfrutaba locamente con meterme ese miembro dentro, solo pensaba en que llegara el momento de estar con el.

El caso es que fuimos al campo y al llegar me entrego un regalo, y emocionada lo abrí rápidamente, era un vibrador de pilas, era grande, flexible y color carne.

Se le notaban las venas y parecía real.  Nos besamos y enseguida y sin respirar cogí su polla y la saque del pantalón, la chupe desesperadamente, lo toque y empece a tocarme el clitoris para excitarme aún más, que estuviera bien mojado mi coño y meterme ese miembro que me volvía loca.

A continuación me puse encima de el y me la metí dentro de golpe. Grite y no se si fue dolor o placer.

Así estuvimos un rato, metía y sacaba esa polla de dentro de mi, en un momento dado, el me levanto, me tumbó sobre el suelo, me abrió las piernas y empezó a chupar mi vagina, poco a poco se iba mojando los dedos del flujo de mi coño y empezó a tocarme el culo, hasta que empezó a meter un dedo y después otro, era una sensación nueva que me gustaba, atrás se estaba abriendo poco a poco y notaba que los dedos entraban y salían fácilmente.

Cada vez mejor mientras seguía lamiendo mi vagina , estaba alucinando de placer, estaba muy caliente, y no me di cuenta que había cogido el vibrador y me lo estaba metiendo por detrás, era un placer enorme, no aguantaba mas y veía que estaba a punto de correrme, quería mas y mas.

Me puso agachada en la posición del perrito y empezó a meterme su polla por la vagina y el vibrador por el culo y cuando estaba a punto de estallar, grite que quería mas y me metió hasta el fondo el vibrador y estalle con un grito de placer que los pájaros salieron volando de los arboles.

Fue tremendo, algo increíble , lo repetimos varias veces mas, porque el placer era indescifrable. Hasta que un día metió su pene por detrás y me rasgo el ano.

No pude volver a meter su pene por detrás, jugábamos con el plástico y eso lo aguantaba sin problemas.

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.jimdosite.com

Le tuve todo el día en alerta

Con persona que conviví un tiempo largo, me enseño mucho sobre sexo y siempre decía que tenía que demostrar un día lo que había aprendido, que tenía que sacar todo de dentro y me pusiera en marcha.

Un día cuando desperté ya no estaba en la cama, así que al levantarme recordaba la conversación de la noche pasada, me desperté con ganas de guerra y de mostrar lo que había aprendido, así que fui a baño y según estaba desnuda, hice video de mi cuerpo, levantaba la pierna, abriéndome bien y empecé hacerme una paja, cuando tuve el coño mojado, me metí un vibrador, una polla fucsia con diferentes velocidades que tenía.

Continué con movimientos de meter y sacar la polla vibradora, primero despacio y por momentos mi excitacion crecía, así que acelere el ritmo hasta que me corri de una forma muy dulce, después le mandé el vídeo a David, con un mensaje de que cogiera fuerzas, que le iba a sacar la ultima gota leche cuando regresara a casa.

Durante todo el día le estuve mandando fotos de mi coño, de mis tetas…..salí a tomar café y me puse un vestido sin ropa interior, sentada en una mesa bebiendo, me hice una foto y también se la mandé, fui de compras a un centro comercial y en el probador hice fotos a otras mujeres que estaban probándose ropa y se las mandaba….

por la tarde se me ocurrió una idea de quedar con una amiga para tomar un café en su casa y hablando de ropa, hice que se probara una camiseta y le hice una foto de sus tetas y también se la mandé y así estuve durante todo el d hasta la noche.

Cuando oí la puerta de entrada de casa que se abría, estaba desnuda completamente, sin decir nada, me acerqué a David me puse de rodillas, desabroché el cinturón y la cremallera de su pantalón, saqué la polla y chupe como si tuviera mucha hambre, quiso levantarme y meterme la polla .

En ese momento no le dejé, de vez en cuando miraba y le veía la expresión de sorpresa, y yo sonreía para mis adentros. Cuando noté que estaba a punto y si seguía succionando su polla se iba a correr, me levanté, le agarré con la mano su polla y le arrastré hasta el sofá, le tumbé y le senté y me puse sobre el, metiendo su polla hasta el fondo de mi vagina, me movía y hacía una paja, frotándome el clítoris, sin dejar de mover mis caderas, disfrutando de su polla , notaba que se iba a correr y acelere mis movimientos con desenfreno cabalgaba sobre su polla, sin control estallé.

El placer que sentí fue tremendo, me levanté y baje rápidamente para chupar su polla, le levanté una pierna y con mi lengua bajaba recorriendo su polla, los huevos y hasta donde empieza el culo, mientras que con la mano derecha cogí su mano para que me ayudara para hacer una paja los dos al mismo tiempo.

Con la mano izquierda le pasaba despacio mis dedos por el culo, y mi lengua le chupaba todo, le dije que no se corriera o le castigaba, y seguía , de repente dijo….

….Dios, me caguen no se que y corrió

Lo hizo en mi boca y chupe toda su leche, David daba saltos y seguida diciendo Dios. Después cuando se recupero, le dije que no había hecho caso y se había corrido sin mi permiso, así que le tumbé y le obligué a que chupara mi coño hasta que me volví a correr.

Solo le permití que se tocara la polla sin mi ayuda. Al cabo de un rato me corri y no le hice nada más porque había sido desobediente.

Fue un día especial , me puso muy cachonda, pero me hizo sentir bien porque vi que dominaba a un hombre y lo que era capaz de conseguir. El se corrio como nunca.

Fue divertido, lo que fui capaz de hacer, la corrida que se pego, la que me pegue yo y de dominar a la persona que era incapaz o eso pensaba yo. Me gusto y lo repetí otras veces más , pero siempre que estaba inspirada y sobre todo, de cuando pasaba hambre de sexo, me contenía para ese día y estar super cachonda perdida y darlo todo.

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.wordpress.com

Cena a tres

Una tarde tomando café en un bar cerca de mi oficina, estaba sentada en una mesa junto a la ventana, mire a través de ella con la mirada perdida. De pronto me quede fija viendo la figura de alguien… “era Celine”, que sorpresa. Salí corriendo a su encuentro. Se llevó una gran alegría, nos dimos un beso en la mejilla y la invité a tomar café.

Nos sentamos y charlamos de cómo había transcurrido el tiempo durante este tiempo, estaba de regreso a la ciudad debido a las necesidades de su empresa. Estuvimos hablando cerca de dos horas hasta que tuve que regresar al trabajo.

Celine había encontrado un apartamento cerca de allí por lo que quedamos para el día siguiente en el mismo sitio después del trabajo.

Llegué a la cafetería sobre las ocho de la tarde. Vi a Celine que estaba sentada en una mesa y me acerqué, llevaba un vestido rosa chicle que la favorecía mucho, con cuello de pico y ajustado por encima de la rodilla con una abertura por detrás.

Me senté frente a ella y pedí una copa de vino blanco de rueda, hablamos y hablamos sin parar. Al cabo de un buen rato la invite a cenar a casa. Mark llegaría sobre las 22:00h. a casa y me gustaría que la conociera.

Llegamos al apartamento, dejamos los bolsos sobre el mueble del recibidor y pasamos a la cocina, descorche una botella de vino blanco y con las copas en la mano salimos al salón, puse música y mientras ella se sentó y encendió un cigarro pasé al dormitorio para ponerme cómoda.

Salí con un blusón blanco de seda sin ropa interior, me senté junto a ella y charlamos del pasado. Me dijo recordaba muy a menudo la experiencia que habíamos tenido aquella vez que fuimos a su casa en el campo. Fue una experiencia única que yo no había vuelto a repetir. Según me dijo ella, si había tenido otras relaciones pero ninguna como aquella.

El caso es que recordando nos empezamos a poner cachondas, mis pezones empujaban mi blusón, ella se dio cuenta y puso una mano sobre mi pierna, cerca de mi coño. Un escalofrío me recorrió desde los pies hasta la cabeza y note como se empezaba a humedecer mi entre pierna, metió su mano y me acarició el coño. Me recosté en el respaldo del sofá cerrando los ojos y se acerco para besarme, agacho su cabeza, levantó mi blusón y me mordisqueo los pezones. Uff yo estaba hecha un flan.

De pronto se abrió la puerta, era Mark que llegaba. Me apresuré a levantarme del sofá e ir a su encuentro para darle un beso. Después le presenté a Celine, se saludaron con dos besos en la mejilla, le serví una copa y le contamos que éramos amigas de siempre. El acabó la copa y fue a darse una ducha.

Nos quedamos de nuevo solas, Celine me decía que me echaba de menos y que soñaba con repetir la experiencia. (En mi interior también lo deseaba, lo recordaba con excitación). A continuación metió su mano por debajo del blusón acariciando mis pechos. El tiempo se paró a mi alrededor y cuando me di cuenta.

Mark estaba en el salón viendo la escena. Se había puesto un pijama de algodón ajustado, sobresalía su polla erecta. Estaba cachondo, la expresión de su cara lo decía todo.

Celine le dijo que se acercara y allí de pie frente a nosotras alargó su mano para acariciar su polla con fuerza, él estaba inmóvil dejándose hacer. A continuación le bajo el pantalón y agarro mi cabeza empujándola hacia la polla de Mark. Me la metí en la boca y mientras la chupaba, ella me tocaba los pechos pellizcándolos. Estaba muy cachonda. Entonces me tumbó en el sofá separando mis piernas, metió su cabeza y fue directo a mi coño, con las dos manos apartó los labios y metió su lengua en mi vagina. Ella se había quitado el tanga y levantado el vestido hasta la cintura, mientras estaba arrodillada en el suelo, con su lengua en mi coño. Le dijo a Mark le metiera la polla por el culo.

Él obedeció sin rechistar, se arrodilló tras ella y se la metió, un gemido salió de su boca, note su aliento en el clitoris. Mark empujaba con fuerza y ella no dejaba de chuparme. Con la mano derecha empezó a estimularse el clitoris y en unos segundos estalló, agilizando su lengua, no me pude contener y explote como nunca. Mark al oír nuestros gemidos dio una última embestida a su culo y se corrió.

Poco a poco nos fuimos levantando y uno a uno pasamos al baño asearnos.

Después tomamos un vino y hablamos de lo ocurrido, los tres coincidimos que había sido una experiencia placentera y pasamos a la cocina a preparar algo para picar.

La cena se alargó, ya era tarde y había que descansar. Celine se despidió, Mark y yo tomamos otro vino y continuamos hablando un poco más. Quería saber todo lo que habíamos hecho Celine y yo antes.

Nos pusimos de nuevo cachondos con la conversación y fuimos al dormitorio, ya en la cama le tumbé y le folle deseosa de su polla. Mientras le follaba hablábamos de lo ocurrido con Celine y casi coincidimos en corrernos a la vez.

Nos levantamos para lavarnos y dormimos plácidamente.

penelope.estudios@hotmail.com

WomanPenelope.wordpress.com